viernes, 22 de enero de 2010

JEANNE DE SAINT REMY DE VALOIS DE LA MOTTE el caso del collar de diamantes









marcada con hierros



1 de febrero robo del collar.En este gráfico se aprecia en la casa XII,(de lo oculto) una agrupación de planetas en mal estado cósmico. Observar los aspectos... Prueba que el delito fue cometido ese día

21 de junio de 1786 a las 6h am. se cumple la sentencia judicial y fue marcada con hierro

Un  12 de junio pero de 1791, Londres, es perseguida por supuestos agentes de la corona francesa,se acerca a una ventana en el tercer piso, al ver entrar a sus perseguidores se soltó cayendo al pavimento de donde la recogió un perfumista en un gravísimo estado.

23 de agosto de 1791, a las 23h. supuesta muerte.


click al gráfico para ampliar y ver claramente
*************************************



http://es.wikipedia.org/wiki/Revoluci%C3%B3n_francesa


______________________________________________________________
http://i1.iofferphoto.com/img/item/327/061/01/o_OSCAR.bmp.jpg

__
Casi siempre acusada, de villana, de ultra aventurera, cual otra Circe, o Fredegunda, mujer
fatal, que embrujaba, seducía,engañaba, tanto a un Cardenal, de la más elevada condición social, como a una gran dama. En un momento fina, distinguida,elegante,con modales dignos de una reina, en otro momento, podía comportarse, como una pescatera, contando anécdotas picantes de su provincia,y según sus propias palabras "reirse hasta mojar el vestido".
Cual otra Margarita de Valois, su antepasada, que era media hermana de su ancestro.
Detrás de todo el desequilibrio de esa personalidad, había un ser humano, que desde su más tierna edad, sufrió el alejamiento de toda su familia,y la muerte de los seres que más amó, que no tuvo ni a su madre, ni a su padre, las personas más importantes de su vida,no estuvieron casi nunca presentes. Ya a los seis años murió su padre y a los ocho su madre se fue abandonándola a su desgracia...


Jeanne de Valois, nacio un 22 de julio, de 1756 en Fontette, en Bar sur Aube-Francia, en la
Champagne.
''Irresistible, irreprimible una mujer extraordinaria aun para su extraordinaria epoca, una femme fatal, en toda la extension de la palabra" era la opinion de sus detractores. De extraordinaria belleza fue admirada y reconocida como tal, aun para sus mas irreductibles enemigos. De estatura media, delgada cabellos oscuros, y en su picaresca cara unos inmensos y expresivos ojos azules debajo de unas cejas arqueadas. Un aire de arrogancia, belleza y elegancia. Un brillo que atraia a todos los hombres que se cruzaron en su camino. Desde los hombres que estuvieron en contacto desde su adolescencia hasta un cardenal de la mas alta jerarquia.
Era descendiente directa de Enrique II de Valois rey de Francia,nacido un 31 de marzo de 1559 y esposo de Catalina de Medicis.
Tambien era descendiente de la famosa Margarita de Valois, esposa de Enrique IV.
Descendia de la rama bastarda del baron de Saint Remy de Valois,nacido en 1557 y muerto el14 de febrero de 1621, hijo de Nicole de Savigny, baronesa de Fontette.y del rey Enrique II.
Los antepasados de Jeanne, ocuparon los mas elevados cargos, pero con el paso del tiempo, fueron retirandose de la corte y quedaron definitivamente en provincias , en Fontette. Casi todas las tierras que el rey dono a su hijo, se fueron dando como pago de deudas, muchas veces sin firmar documento alguno. Significo la degradacion total de una familia que fue propietaria de grandes extensiones de tierras y bienes. Quedaron reducidos a la mas extrema pobreza.
Jeanne era hija de Jacques de Saint Remy nacido el 22 de diciembre de 1717 y de Marie Jossel, hija del conserje del castillo propiedad de Jacques.

Esta union con "una sirvienta descocada" no fue nunca aceptada por el padre,pues un Baron de Valois no podia hacer un casamiento tan desigual. La pareja se fue a Langres y despues de la muerte del padre, contrajeron matrimonio y legitimaron a Jacques. Luego nacio Jeanne, y mas tarde Marianne.
Las 4 torres del castillo ancestral se derrumbaron en el foso, quedando inhabitable , la familia habia caido en la total ruina, economica y moral ya que Jacques padecia una depresion profunda y era dominado por su inescrupulosa esposa, que le obsequiaba un hijo cada doce meses de los cuales muchos murieron. Vivian de lo que el esposo cazaba y robaba a los vecinos que lo toleraban en cierta forma por respeto al apellido Valois. Marie Jossel la madre de Jeanne, se dedicaba a la prostitucion.
Poco a poco, esta mujer logro convencer a su esposo, de irse a Paris, con lo unico de valor que poseia la familia:sus tablas genealogicas.
Un dia emprenden el viaje a Paris, con el poco dinero que reunieron hicieron jornadas en coche, pero cuando se termino, siguieron a pie.
Era invierno, y la madre decidio abandonar a Marianne que tenia unos meses, en la ventana de un granjero llamado Durand. Asi soportando las inclemencias del tiempo, llegaron a los arrabales de Paris, sin un solo franco, solocitaron la ayuda del padre Enoch, que seria siempre su protector. Enseguida que llegaron la madre llevaba a Jeanne y su hermano, a los cafes y lugares publicos donde los hacia ejercer aquel pordioseo denigrante.Jacques llevaba su cajoncito de lustrabotas y Jeanne pedia limosna.
Su padre fue detenido porque las autoridades creyeron que estaba usurpando el nombre Valois y los titulos que en realidad le correspondian
Cuando el padre Enoch logro sacarlo de la carcel fue para ser internado en un hospital publico el Hotel Dieu donde murio,el 14 de febrero de 1762. Le dijo a Jeanne que nunca olvidara que era una Valois que no manchara nunca el apellido... Ese mismo dia la madre tuvo otra hija Marguerite.

http://blogs.ccrtvi.com/media/60/20080702-orfeo-3.jpg

Marie Jossel se dedicaba a la prostitucion y se alio con un soldado llamado Raimond. Jeanne que amaba mucho a su padre, quedo sin ninguna proteccion en manos de su madre y de Raimond. Esa malvada mujer obligaba a sus hijos a mendigar y les fijaron un cupo y si no llegaban a la cantidad los azotaba con varas y los enviaba otra vez sin compasion a la calle.Jeanne tenia que llevar a Marguerite en sus hombros.
Vivian en una pieza, con una cama que ocupaban su madre y Raimond, y cuando lloraban volvia otra vez, les propinaba palizas mas fuertes y los ataban a la cama. Cuando se les permitia dormian sobre la paja como colchon.
En una oportunidad Raimond iba a la plaza publica y decia que era el baron de Valois y mostraba las tablas genealogicas de la familia,pero al ser descubierto, despues de haber sido azotado, lo enviaron al exilio. Marie Jossel lo seguiria pero...

Los niños sufrieron todo tipo de agresiones por parte de Marie Jossel y Raymond. Cuando Jeanne tenía ocho años, se produjo otra gran catástrofe en su vida. Marie Jossel, decidió seguir a Raymond cerró la puerta de aquél mísero cuarto y dejó a sus hijos pequeños para no volver nunca más. Después de que transcurrieron unos días, supieron que habían quedado solos, sin protección y sin un franco y que su madre los había abandonado para siempre.
Jeanne la odió y despreció toda la vida.
Decidieron ir todos los días a pedir limosna a la carretera que conducía a Passy, pues pasaban muchos coches con gente importante. Jeanne cargaba en sus hombros a Marguerite, y un día al detenerse un coche,Jeanne contó su historia. Se trataba de Mme, Y M. de Boulanvilliers. Mme. le prometió ayudarla siempre que su historia fuera verdadera.
Era cierta y Mme. los mandó a buscar para ser conducidos al castillo que los Boulanvilliers tenían en la colina de Passy.
Fueron sometidos a una completa higiene, para librarlos de los parásitos propios de la pobreza y les curaron las llagas de la piel ocasionadas por la mala alimentación.
Después de unas semanas, Jeanne y Marguerite fueron enviadas a casa de una costurera que sería su maestra.
Jacques a la escuela de cadetes de M. de Boulanvilliers, que era gran prevoste de Paris. No volvió a ver a Jacques por once largos años Marguerite enfermó y murió, quedando así Jeanne totalmente sola. Pasaron años sin ver a Mme. pues ella la abandonó a su suerte y a los trabajos pesados a que la sometía su maestra. Sin embargo Jeanne siempre amó entrañablemente a su protectora y madre adoptiva, que tanto le había prometido.
Como consecuencia de los malos tratos, de su soledad, de todas las carencias materiales y afectivas, Jeanne enfermó gravemente entonces decidió escribirle a Mme. que se apiadó y la llevó al castillo. Estuvo dos meses enferma. Tenía 14 años.
Habían pasado seis años desde que su madre los abandonara.
Cuando mejoró fue enviada a casa de otra costurera, donde hacía todo tipo de trabajos. Mucama, lavandera, cocinera . Jeanne era todo menos felíz ni amada.Luego descubrió que era sirvienta de una sirvienta. Sometida a un trato cruel e inhumano, primero por Mme.Bousols y luego por Mme.Coulons.
Apesar de todos sus sufrimientos Jeanne tenía algo bien claro, ella era una Valois, retrocedan cinco generaciones y llegarán a un rey. El rey Henry II de Valois. Su historia era verídica, certificada por D'Hocier de Serigny genealogista del rey.

D'Hocier de Serigny, genealogista del rey,confirmó los derechos de los tres hermanos al apellido Valois y a todos los atributos.
Mme. de Boulanvilliers, movió todas sus influencias y fueron reconocidos sin la sombra de una duda.
http://www.sentieriselvaggi.it/file/72/3562/image/Lady_oscar-Anime.jpg

Jeanne en un principio creyó que sus vidas estaban solucionadas, pero pronto se dio cuenta que la pensión era por demás insuficiente. Sin embargo, aquellos años de carencias, de sometimiento, de falta total de atención,de privaciones físicas, morales y afectivas aparentemente quedaron atrás, pero el daño estaba hecho, enfermedad psicosomática, traumas difíciles de superar.
Cuando a los 14 años se enfermó y Mme. la llevó a su casa monsieur trató de violarla, por eso Mme. no podía tenerla mucho tiempo con ella. Jeanne era coqueta, y no tenía límites,talvéz en el futuro ella alentaba a M. de Boulanvilliers, él le regalaba monedas de oro, y atractivos obsequios que ella no rechazaba.
Démosle el beneficio de la duda, pues es fácil abrir juicios y calumniar, solo pensemos que era una adolescente.Es imposible saber cuál era la verdad...Mme. la había descuidado desde el principio, y siguieron en conección porque Jeanne la quería y no percibía el alejamiento afectivo de Mme.
La colocaron de sirvienta en aquellas casas, de ayudante de modista y para los trabajos que fueran, como subir tres tramos de escaleras, cargando cubos de agua para Mme. Bousols, que "tenía la costumbre de darse baños fríos."
Jeanne era muy inteligente y tenía una gran memoria, aprendió a leer y escribir.

En la época que Jeanne tenía 15 años, se realizó la boda de María Antonieta, archiduquesa autríaca, hija de la emperatríz María Teresa y del duque de Lorena, con Luis de Borbón, futuro rey Luis XVI, nieto del rey Luis XV.
A la llegada de la delfina a territorio francés, la recibió el príncipe Luis de Rohan, futuro cardenal y gran limosnero de Francia. El príncipe procedía de la más rancia aristocracia, su familia estaba un paso más atrás de la familia real y su tía , se ocupó de la crianza del delfín y sus hermanos.
Jeanne por su parte era prima del rey y también de María Antonieta.
Así se van perfilando éstos seres que un día habrían de destruírse mutuamente.
Los tutores de la infancia, y quienes les adjudicaron las pensiones, trataron de influir a Jeanne y su hermana para que tomaran el velo, pero en el caso de Jeanne los intentos fueron inútiles, Marianne, en el futuro fue abadesa.
Jacques fue presentado a Luis xvi , era una persona ordenada y meticulosa, oficial a cargo de una flota.
Mme. de Boulanvilliers, había hecho venir a Marianne, de Bar-sur-Aube donde fue abandonada por sus padres, era alta, rubia,muy bonita, sin mayores atributos, recién ahí se conocieron los hermanos separados en la infancia y Marianne era una bebé.
Fueron invitadas a la boda de la hija menor de los Boulanvilliers, con el conde de Tonerre.
Luego las dos hermanas fueron para la abadía de Longchamps donde estuvieron aproximadamente 11 meses y se escaparon frente a las casi exigencias de que tomaran el velo. Fueron directo a Bar-sur-Aube hospedándose en la taberna, "Cabeza roja"de la peor reputación.
Al enterarse los pobladores de Bar, que unas "princesas"estaban allí se interesaron por ellas. Así conoció a quien sería talvéz su enamorado más ferviente y una figura muy importante en su vida. Jacques Claude Beugnot, futuro personaje muy famoso que ocuparía lugares destacados en la política del país. En ese momento era un joven abogado, que prometía mucho,muy interesado en los temas de la provincia. Beugnot convenció a Mme. de Surmont, esposa del primer ciudadano de Bar,para que las recibiera en su casa. La dama así lo hizo y luego de un año, las hermanas aún estaban allí. Según Mme, de Surmont, aquél fue el peor año de su vida,junto a aquél "demonio con faldas"
Jeanne atraía , brillaba con su juventud y belleza.
Las dos hermanas animaban la aburrida vida social de Bar, en fiestas, obras de teatro. Jeanne fijó su atención en el sobrino de M. de Surmont, el galán era M. de la Motte,con quien se casaría en junio. Las bodas en esa época y región se realizaban a las 24h.
Ese matrimonio resultó ser" la unión del hambre y las ganas de comer". M. de la Motte era alto fornido, elegante, feo de cara. Ella tal vez no estaba enamorada y no fue una elección muy inteligente, pues él era haragán, jugador, sinverguenza y para colmo de males sin dinero.Trataron de hacer creer que M. de la Motte, era de la nobleza, aprovechando que sí había una familia con ese apellido que era de la nobleza, pero no tenían relación. Adoptaron el título de condes de la Motte.
En el mes de julio, un mes solamente después de la boda, nacieron mellizos, que sobrevivieron sólo dos días. Frente a ésto, los Surmont, quedaron profundamente avergonzados y decidieron exigirles que se retiraran de su casa. M. de la Motte, fue transferido a Lunéville, donde ella hizo sensación, se enredó con el marqués d'Autichamps y el esposo tuvo que renunciar al puesto. De allí fueron al castillo de los Boulanvilliers, pero la marquesa no estaba y siguieron a Estrasburgo, donde se produce en el año de 1784, el funesto encuentro con Cagliostro y con el príncipe de Rohan.

http://1.bp.blogspot.com/_gz3jgSEC0po/SX07rxVS1GI/AAAAAAAAAEc/7teZIlOkq8s/S1600-R/BNOBsmall.JPG

Mucho se ha hablado de todos éstos hechos, pero la verdad quedó oculta en el neblinoso pasado.
La personalidad y la moral de éstos personajes,eran realmente fuera de lo común. El príncipe de Rohan,dice que fue engañado; Jeanne en una frase en sus memorias dice "el imbécil del cardenal"
entonces es posible que ella lo engañara.
El príncipe se enteró que ella era la legítima dueña de Fontette, que reclamaba, sin éxito. Fue durante años de oficina en oficina, todos le mentían, y en la desesperación e impotencia de ver que otros usufructuaban lo que le pertenecía por derecho, su mente empezó a alterarse y a buscar medios como sobrevivir.

Al conocer al cardenal Jeanne vio la posibilidad y tuvo la esperanza de que él intercedería por ella, y realmente, lo hubiera hecho, pero por una indiscreción suya, quedó apartado definitivamente de los monarcas. El príncipe de Rohan fue embajador en Viena, donde la emperatríz María Teresa, madre de María Antonieta, lo detestaba, ya que ella imponía en su corte unas costumbres piadosas, mojigatas.
El Cardenal Rohan era todo lo contrario, brillante, inteligente, hermoso, libertino. Cuando María Antonieta subió al trono, uno de sus primeros actos de poder, fue hacer retirar al Cardenal Rohan, de Viena siendo sustituido por el barón de Breteuil.que en el futuro junto a la reina María Antonieta,serías sus mortales enemigos en los horribles días del juicio el collar de diamantes, que tendría lugar en tiempos futuros.
El Cardenal cometió el error irreparable, de decir en los apartamentos de Mme. Dubarry, amante de Louis XV, que la emperatríz María Teresa, madre de María Antonieta, que con una mano sostenía el pañuelo para enjugarse las lágrimas y con la otra el puñal, hablando de la bipartición de Polonia, donde la emperatríz, quería una tajada.
María Antonieta se enteró y nunca más permitió que el cardenal le dirigiera la palabra. Ella quiso impedir que fuera nombrado cardenal, gran limosnero y director de la Sorbona, pero no pudo entonces le dedicó su odio irreversible.
Al verse alejado de la corte, Rohan sufría todos los tormentos, haciendo en su desesperación cosas ridículas e indignas de un gran prelado. El príncipe tenía amantes, era vanidoso, tenía todo menos acceso a la reina.
Cagliostro ciertamente tenía facultades paranormales, subyugaba a todos y en la lista de los que lo consultaban estaban príncipes , princesas, duques, y toda la nobleza en pleno.
Cagliostro recorrió Europa, con su esposa Cerafina Feliciani, una mujer alta, rubia, esbelta, una belleza en toda la extensión de la palabra. Fueron expulsados de muchas capitales de Europa, hasta que en aquél año de 1784, llegaron a Estrasburgo, produciéndose el encuentro con Jeanne de Valois y el cardenal Rohan.
Estos tres personajes brillaban con luz propia,seres extraordinarios cuyo choque resonaría a través de los siglos.
Jeanne era deslumbrante, jóven hermosa y contaba con su ilustre apellido y con todos sus encantos.
El príncipe cayó bajo su hechizo, y se encontrarían en Paris,en el Hotel Rohan su palacio.

El padre de Jacques Claude Beugnot, conocía a Jeanne desde su infancia él contribuía con el párroco para ayudar a los tres niños que estaban en la indigencia. M. Beugnot era un ciudadano respetado de Bar-sur- Aube y como tenía pánico que su hijo quisiera casarse con Jeanne, lo envió a París.
Allí se encontraron, Jacques Claude Beugnot, y Jeanne. Cuando ella necesitó alquilar un coche para ir al encuentro con el cardenal Rohan, pudo hacerlo con la garantía del joven abogado.
De la cita con el cardenal, Jeanne creyó tener mil posibilidades, entre otros beneficios, un"préstamo" y garantía para rentar unas espaciosas habitaciones en la calle Neuve Saint Gilles al número 10; el Cardenal vivía a un centenar de metros y Cagliostro también en Br. Beaumarchais . Hoy existen el Hotel Rohan, la casa de Cagliostro y la de Jeanne, aún pueden verse en el espacioso patio, la entrada para los coches y los carriles en los guijarros.
Cuando Jeanne presentó un escrito, con sus reclamos y derechos a las tierras de Fontette, Beugnot a pedido de su padre redactó dicho escrito y si se hubiera presentado con más suerte, esas tierras le hubieran sido devueltas.
Cuando Jeanne llegó a Paris llamó a Beugnot, para entregarle una carta de su padre. El estaba enamorado; ambos tenían una amiga, Mme. de Crozat, que aún reconociendo las fallas de Jeanne, la defendía pues aparte del cariño que le profesaba, decía que todos los problemas de Jeanne derivaban del abandono que sufrió en su infancia y adolescencia.
Mme. de Crozat los invitaba a su casa una vez por semana a comer.
El padre de Beugnot, le había prestado a Jeanne y a su marido, la cantidad de 1000 francos, para que hicieran las indagaciones acerca de su caso. M. de la Motte se fue a Bar-sur-Aube con 500 francos y Mme. con una cantidad igual a París. Con lo atolondrados que eran, gastaron todo y no hicieron nada.
Cuando Jeanne tuvo la cita con el Cardenal, se separaron muy satisfechos uno del otro. El prometió interceder por ella y realmente lo hubiera hecho pero no fue posible por su falta de influencia con la reina que lo tenía desterrado de la corte.
El Cardenal Rohan le hizo a Jeanne, regalos como monedas de oro, y muchos francos. Ella empezó a pavonearse y comprometió su reputación con personas de pésima categoría.
En un momento dado, después de haber vendido su pensión y la de sus hermanos, se dio cuenta de que se había quedado sin nada.





Ahí empezó a hacer correr rumores de que se encontraba en secreto con la reina. Lo más curioso es que todos creyeron su versión incluído el Cardenal.
Este en su desesperación por congraciarse con la reina, creía cualquier cosa y consciente o inconscientemente se prestó al engaño de Jeanne.
Aquí comienzan éstos manejos que fueron la ruina de María Antonieta, del Cardenal, y de Jeanne.
Si las tierras de Fontette le hubieran sido devueltas a su legítima dueña la historia hubiera sido otra.
Los que conocian muy bien al príncipe incluido el emperador Jose hermano de María Antonieta, no compartían la versión de que el Cardenal era un idiota y realmente y sin duda alguna no lo era, todo lo contrario, pero en su desesperación por atraerse el favor de la reina, era capáz de perpetrar cualquier idea por más disparatada que ésta fuera. Cuando el hijo de Catalina la Grande, visitó Versailles, María Antonieta y la corte prepararon el fastuoso recibimiento, incluídos extraordinarios fuegos artificiales.
El cardenal fue sin ser invitado, comprometiendo al pobre conserje del Trianon que fue despedido y luego le devolvieron su puesto, por los ruegos de Madame Campan. El príncipe cometía una indiscreción tras otra. La reina lo detestaba.
Fue por esa época que Jeanne, arruinada y perdidas las esperanzas casi definitivamente fue que empezó a concebir su gran impostura. Empezaron a circular las historias que ella poco a poco introdujo en el círculo de sus conocidos. Llama la atención que fueron dadas por ciertas, que la reina se encontraba con ella en secreto y que tenían una relación.
Como era una persona muy atractiva pensaron que era posible que atrajera a la reina, que tenía una reputación bastante dudosa, por su frivolidad. Jeanne poseía todas las condiciones, era inteligente, hermosa, con una animada conversación, con un repertorio de chistes y anécdotas, una virtuosa en el arpa y en la mesa de juego,con su rimbombante apellido, era la persona exacta para armonizar en el círculo de María Antonieta. El hecho fue que todos creyeron.
Con éstas bufonadas, Jeanne logró engañar al príncipe, lo convenció de que le hablaría de él a la reina. Al poco tiempo comenzó a enviar al príncipe, esquelas y estableció una supuesta correspondencia con la reina.
Logró engañarlo y apropiarse de dos remesas de 120.000 francos cada una. Para que el Cardenal no estuviera al tanto de sus manejos, lo envió a su diócesis de Estrasburgo y en febrero le indicó que volviera.
Jeanne compró muebles, objetos de arte, cajas de música que eran exclusividades, telas, encajes,diamantes, brazaletes, pinjantes, collares, broches, y una casa de campo en Charonne, luego se trasladó con todo (en carromatos)a Bar- sur Aube. Empezó a construir su palacio.
En Bar,se establecieron ella y su esposo en una casa con todos los lujos posibles, los pobladores estaban extasiados con tanto despliegue de riqueza. Todos muy contentos con la pareja, pero cuando organizaron fiestas y banquetes, solo acudieron los parientes, primos y familiares de M.de la Motte. El primo de ellos M. de Latour, sí se daba cuenta que si no tenían fortuna, ni trabajaban, toda esa fortuna tenía que haber sido mal adquirida, y pensó con razón que se la habían estafado al Cardenal. Al fin de las "vacaciones" volvieron a Paris, las cartitas de bordillo azul y dorado, siguieron circulando de la calle Neuve Saint Gilles al número 10, al Palais Cardinal.
Un monje del convento de los Mínimos, enfrente mismo a la casa de Jeanne, llamado padre Lot,hacía de secretario de Mme. era el que se ocupaba de esa correspondencia, un monje infiel y sinverguenza. Decía todos los días misa a las 10h. para Jeanne.
Hacía tiempo que en la vida de Jeanne había un hombre jóven rubio, hermoso de complexión atlética, muy culto y compañero de armas de su marido, excelente escritor, teniendo un espacio en la gaceta de Leyden. Queda presentado así Retaux de Villete. Un enamorado de Jeanne y talvéz quien más la amó. El era el que hacía aquellas esquelas y firmaba María Antonieta de Francia. Este "de Francia" era quizá para quitarle autenticidad, ya que la reina firmaba sólo con su nombre de pila y sin rúbrica.
Lo extraño es que el príncipe, como Gran Limosnero, estaba enterado y además conocía la firma de la reina, pero Jeanne con todos los recursos de su mente, esposible que le dijera que estaba así dispuesto por la reina. El caso es que el príncipe estaba totalmente engañado, cegado.
Hata aquí el asunto no había pasado a mayores, pero un día...
Un abogado le dijo a Jeanne que existía un soberbio collar de diamantes de los joyeros Böhmer y Bassenge, joyeros de la corona. Ese collar valorado en 1.600.ooo francos valía el rescate de un rey. María Antonieta lo había rechazado cuando nació su hija Mme.Royale y lo volvió a rechazar cuando nació el Delfin.
El notario Laporte, le habló a Jeanne del collar y le aseguró que los joyeros le darían una generosa comisión si ella se lo ofrecía a la reina .
Este hecho, hace pensar si realmente ella era amiga de la reina. Ellos eran los joyeros de la corona, gente de gran posición y prestigio, conocidos por toda la corte estaban en el ambiente y se supone que en algo se fundaban para elegirla precisamente a ella, para que intercediara ante la reina.
Podrían haber elegido por ej. a Mme. de Polignac, que era la favorita.
Jeanne vio el collar y quedó deslumbrada, jamás pudo imaginar que existiera aquella joya incomparable.
Durante todos aquellos meses Jeanne había alentado la imaginación y las esperanzas del cardenal Rohan.
Con la riqueza de recursos de su diabólica imaginación, de acuerdo con su marido y Villette preparó la puesta en escena de la farsa, de la gran impostura. Se trataba de hacer creer al cardenal, que si bien la reina no podía (por el momento) recibirlo en público, lo haría en privado en una cita a medianoche en el parque del palacio. Se "inspiraron" en la famosa escena de Las bodas de Fígaro de Beaumarchais, cuando la condesa Almaviva, disfrazada de Suzanne su doncella, la personifica, en una cita a media noche, en los jardines del castillo con su propio marido , el conde Almaviva . Era una escena bien conocida tanto por Jeanne, que asistía a todos los estrenos como por María Antonieta, actríz amateur que había representado en su teatro del Trianón los dos papeles el de Suzanne y el de la condesa Almaviva.
Historiadores como Michelet, Louis Hastier y Louis Blanc todos creen que la reina fue espectadora de la farsa, donde una tal demoiselle Leguay d'Oliva (anagrama de Valois), la representaría para perpetrar el engaño al cardenal. La supuesta entrevista, se realizó en aquella noche sin luna, de julio de 1784, en el llamado "Bosquecillo de Venus" que se encontraba después de la Terraza Grande. Lugar favorito de la reina y conocido por todos los que frecuentaban los jardines de Versailles.
http://i41.photobucket.com/albums/e296/endlessland/roseofversaillesbox.jpgl
Cuando estuvo todo preparado, llevaron a Mlle. d'Oliva(Nicole Leguay)a los jardines, donde supuestamente el cardenal entregaría a la "reina" una rosa. Llegaron al escenario de la fabulación, Jeanne, M. de la Motte, Villette y d'Oliva. Todo transcurrió rapidísimo, el cardenal le entregó la rosa y de inmediato a voz de que llegaba la duquesa d'Orleans el grupo se dispersó. El cardenal estaba arrobado y luego hizo llamar un paseo de su palacio, ''paseo de la rosa''
Sobre el tema hay muchas versiones, cada historiador da su punto de vista.
La reina, en varias oportunidades, no pudo impedir que el cardenal fuera nombrado por Louis XVI, Gran Limosnero, cardenal y director de la Sorbona, pues su tía la condesa de Marsan, que además era una Rohan y había cuidado siempre al rey y a sus hermanos; se adelantó reclamando al rey que cumpliera la palabra dada por su abuelo Louis XV. Esto más ofensa contra su madre, hacían que el rechazo de la reina fuera irrevocable.
Después de la representación en el bosquecillo, el cardenal creería absolutamente todo lo que Jeanne le dijera. Cómo era posible que un hombre con su rango, posición y cultura pudiera cegarse en su ambición de tal manera que creyera que la reina que hacía años que no le dirigía la palabra, que rachazaba todo lo que provenía de él, pudiera comprometerse y darle una cita a media noche. Eso le tendría que haber indicado su sentido común... como es bien sabido, la conducta frívola e indiscreta de la reina, permitió que todos en aquella época dieran por ciertos los hechos.
La reputación de la reina, triste es aceptarlo, sin inclinación por el estudio ni por nada serio, más bien parecía una reina de belleza que una reina de Francia, dió la clave del enigma, la explicación de las intrigas que urdió Jeanne para atrapar en sus redes al cardenal y ni él ni casi ninguna persona de su tiempo,dudó un instante en creer que Jeanne y la reina sí, tenían una relación, secreta. En otras oportunidades la reina había negociado con Böhmer y Bassange joyas valoradas en miles de francos, sin decírselo al rey y en una de esas transacciones se dio cuenta que no podía pagar y entonces tuvo que pedirle al rey que pagara la cuenta. Además se burlaba hasta del mismo rey. El Trianon era su refugio, donde se retiraba con su corte de amigos, y por ej. en una sala,había una plataforma que servía para ocultar las mesas de juego dicha plataforma giraba sustituyéndolas por una mesa servida donde supuestamente comían.A veces Louis XVI se presentaba en el Trianon ella le hacía trampas por ej. adelantaban el reloj para que él que era muy meticuloso, se retirara a Versailles a dormir.Le ponía en ridículo frente a todos deteriorando aún más su imagen.La reina era una jugadora consumada, altas apuestas al Faraón,la ponían en aprietos perdiendo a veces grandes sumas de dinero y también algunas joyas. Es bien sabido que ella adoraba los diamantes, que no podía sustraerse a esa pasión. También desde la época que era delfina, hacía escapadas a los bailes de la Opera de Paris, bailes de máscaras donde todos sabían quien era. El rey no se enteraba de nada,ella dormía de día él de noche.
Louis XVI, era ahorrativo, humilde en su manera de ser.Le gustaba el estudio en especial de historia, el ingles y la cerrajería . No le atraían las fiestas ni los vicios de la corte. Fue tildado de inepto, pero en el caso de la Revolución Francesa, ni un Louis XIV ni Louis XV hubieran podido revertir el proceso.Ellos dieron esa revolución como herencia a Louis XVI.
El desgaste y la ruina de la nación provenían de los despilfarros, las inútiles guerras de Louis XIV. El dilapidar todo con amantes, y no ocuparse adecuadamente de los asuntos de estado y en el abandono que todos ellos sumieron al pueblo, el endeudamiento tremendo y un largo etc.
En cuanto a la reina, que tenía gusto por las burlas y ciertos engaños podría ser que hubiera deseado darle un chasco al cardenal y supiera la puesta en escena del bosquecillo y para divertirse aceptara, presenciar sin ser vista.Hay variadas hipótesis, yo las expongo pero soy totalmente imparcial, no estoy ni a favor ni en contra.
Por ej. de una María Leszczynska, nunca podrían haber circulado tales rumores...
Los historiadores no están seguros a la hora de señalar a los culpables y el grado de culpabilidad de cada uno. Michelet, tiene sus dudas acerca de quien organizó la personificación del Bosquet de la reine. Louis Hastier, eminente investigador , que fue premiado dos veces por la Academia Francesa, sostiene que "algún miembro de la camarilla de la reina si no la reina en persona organizó la intriga " Thomas Carlyle igualmente inseguro, creyó que el enigma nunca se resolvería "tales esbozos y manejos más altos y encumbrados se cernían formidables en el fondo...de los que ni Georgel, ni Mme.Campan ni otros personajes oficiales pueden recoger la menor noticia''
Goethe, obsesionado con el caso del collar y las implicaciones de la masonería en la revolución mantuvo correspondencia por muchos años con el barón de Breteuil, primer ministro de la época pero aparentemente no llegó a ninguna conclusión

Podría ser también que la reina fuera absolutamente inocente y no conociera a Jeanne, ni estuviera enterada de nada.
Sí la conocían, Mme. Elisabeth, hermana del rey, Mme. de Lamballe, favorita de la reina, el duque y la duquesa de Orleans, un hermano del rey, Mme. de Polignac,ministros y personas importantes de la corte, Böhmer y Bassange, el ministro Calonne,de Miromesnil el depositario de sellos, luego en el futuro los que constituyeron la Asamblea Constituyente, todos la conocían.
Cuando Jeanne vio el collar, ideó enseguida el delito. Las cartitas supuestamente escritas a y por la reina, contuvieron un mensaje al cardenal, diciendo que la reina deseaba que el cardenal comprara el collar para ella.
Cuesta creer tanta credulidad en éste príncipe frívolo. No desconfiar nunca, no mandar a investigar a Jeanne y todos sus secuaces, creer en la impostura del Bosquecillo, que era un ejemplo claro y contundente de lesse-magestad. Un delito pensar que la reina, la esposa del monarca,diera una cita de medianoche al cardenal, y que éste se permitiera entregarle una rosa,a la esposa del rey, era una falta gravísima y cometida por quien,?? por el Gran Limosnero por un cardenal contra su rey. Ahí radica el delito. Obviamente el cardenal estaba engañado, lo extraño es que sus palafreneros, Raoul de Carbonière, y el baron da Planta, no hubieran descubierto los manejos de Jeanne.
Cagliostro dice que puso en guardia al cardenal, Jeanne dice que Cagliostro le predijo al príncipe que la gestión que estaba haciendo lo colocaría en un lugar privilegiado y que sería admirado por todo el mundo. Lo cierto es que a pesar de todo el príncipe mantendría su amistad con Cagliostro defendiéndolo hasta el fin. Por eso talvéz es cierto que el ''brujo" lo puso en aviso de los manejos y falsedad de Jeanne.
Otros aseguran que Cagliostro era francmason, que apareció en Paris en un momento especial de la Historia. La masonería aceptó su responsabilidad en la Rev. americana. Es cierto que Cagliostro tenía logias masónicas en todas las capitales de Europa.
En Francia la monarquía era débil y se cebó en la reina por supersonalidad. Socavaron la reputación de ella y algunos suponen que Cagliostro mal aconsejó al cardenal y colaboró en la caída de la monarquía. Enigmas y más enigmas. Los hechos se dieron de tal manera que todos quedaron atrapados.
El caso del collar es uno de los detonantes de la Revolución francesa, los hechos estaban presentes desde más de un siglo atrás, una monarquía absoluta, feudal, apartada de un pueblo absolutamente ignorado, un sistema feudal de castas, donde por ej. el rey con una "lettre de cachet" podía hacer desaparecer a las personas que quisiera y eran engullidas en la Bastilla, donde nunca más se volvía a saber de ellas y no había poder en éste mundo que las pudiera liberar. También existía una terrible cárcel de mujeres, llamada la Salpetrière donde por ej. si una esposa o una madre vieja, una hija rebelde, eran internadas por sus maridos ó sus padres y nunca más salían, entraban con 15 años y vivían toda su vida allí. Eran 5 ó 6 inmensos patios y barracones sin vidrios ni puertas,donde las reclusas dormían en jergones de paja, en camas comunes expuestas al agua, al frío, la nieve y a la corrupción que allí existía. Y "el mal de la Salpetrière" unas corrompían a otras y terminaban peor de lo que eran cuando entraron. Los hospitales como el Hotel Dieu eran la misma cosa salían más enfermos si es que salían.
Mientras ésto que sólo son dos ej. ocurría, la monarquía gastaba, despilfarraba y no se ocupaba de nada.
El pueblo que pasaba hambre y mil necesidades, comenzaba a explotar
Como ya dije Goethe, el genio aleman estaba obsesionado con la intervención de Cagliostro en el caso del collar. Goethe era mason rosacruz.

continua