miércoles, 8 de julio de 2009

PAUL NEWMAN





























click gráfico para ampliar
tránsitos del dia de su muerte

http://es.wikipedia.org/wiki/Paul_Newman



Paul Leonard Newman nació el 26 de enero de 1925 en Shaker Heights, Ohio (Estados Unidos), en una familia acomodada que se dedicaba al comercio de productos deportivos. Sus padres se llamaban Arthur y Theresa. Tenía un hermano mayor de igual nombre que su progenitor.
Al joven Newman no le atraía demasiado el mundo de los negocios y a pesar de que estudió Económicas en la Universidad Kenyon nunca llegó a ejercer la profesión de su padre.



Cuando ingresó en 1951 en la Escuela de Interpretación de Yale ya tenía experiencia como actor amateur en su etapa colegial y universitaria.
En Yale y posteriormente en el famoso Actors Studio fue perfeccionando sus aptitudes interpretativas. En la ciudad de Nueva York logró debutar como actor en series de televisión y en Broadway, consiguiendo un notorio éxito crítico con su participación en la obra "Picnic".
Esta intervención y su atractivo físico le servirían para abrirle las puertas del mundo del cine. Sería el estudio Warner Bros el primero en interesarse por Paul Newman, que iniciaría su carrera cinematográfica con "El cáliz de plata" (1954), una película de tema histórico dirigida por Victor Saville y protagonizada por Jack Palance y Virginia Mayo.
El film no era nada del otro mundo pero le sirvió al intérprete de Ohio para afianzarse definitivamente en el séptimo arte. Su gran oportunidad llegaría cuando fue elegido para encarnar al boxeador Rocky Graziano en "Marcado por el odio" (1956), un título dirigido por Robert Wise que supuso el debut cinematográfico de Steve McQueen.


A raíz de esta interpretación, Paul Newman fue escalando posiciones dentro del status de Hollywood hasta convertirse en una de las grandes estrellas en la historia del séptimo arte. En el terreno sentimental había contraído matrimonio con Jackie Witte en 1949, un enlace que duraría hasta finales de los años 50, época en la cual se produjo su enamoramiento con Joanne Woodward, una actriz a la que había conocido en el Actors Studio.

En la década de los 50 apareció en destacables películas como "The Rack" (1956) de Arnold Laven, "El zurdo" (1958) de Arthur Penn, "La gata sobre el tejado de zinc" (1958) de Richard Brooks, "La ciudad frente a mí" (1959) de Vincent Sherman y dos filmes con su futura mujer, "Un marido en apuros" (1958) de Leo McCarey y "El largo y cálido verano" (1958), un título dirigido por Martin Ritt.
Newman se casaría con Woodward en 1958 y su matrimonio nunca se rompería, algo poco usual entre las grandes estrellas de Hollywood.
Su categoría como actor fue valorada por sus compañeros con su primera nominación al Oscar por "La gata sobre el tejado de zinc". El galardón sería para David Niven por su actuación en "Mesas separadas".


Esta trayectoria espléndida en los últimos años del decenio sería refrendada en los años 60.
Newman se zafó de la primera influencia de Marlon Brando y alcanzó un gran reconocimiento profesional gracias a sus apariciones en "Desde la terraza" (1960) de Mark Robson, "Exodo" (1960) de Otto Preminger, "Un día volveré" (1961) de Ritt o "El buscavidas" (1961), un film de Robert Rossen que supuso una de sus interpretaciones más inolvidables por la que volvió a ser nominado al Oscar. La estatuilla iría a parar a manos de Maximiliam Schell por "Vencederos o vencidos".
Otros títulos importantes en esta década fueron "Dulce pájaro de juventud" (1962), película dirigida por Richard Brooks, "Hud" (1963), de nuevo bajo la mirada de Martin Ritt, "El premio" (1963) de Mark Robson, "Cortina rasgada" (1966), film de Alfred Hitchcock, "Harper, investigador privado" (1966) de Jack Smight, "La leyenda del indomable" (1967) de Stuart Rosenberg, "Hombre" (1967) de Ritt o "Dos hombres y un destino" (1969), primera y exitosa colaboración con el director George Roy Hill y el actor Robert Redford, trío que repetiría con fortuna en "El golpe" (1973).

Nominado otra vez como actor por "Hud" y "La leyenda del indomable", Paul Newman optaría también al premio al mejor film del año 1968 por su primera película como director, titulada "Rachel Rachel" (1968) e interpretada por su esposa Joanne Woodward.

Este film y otros que dirigiría con posterioridad, como"El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas", eran proyectos muy alejados de la comercialidad que sí poseían muchas de sus películas como intérprete.


Para desarrollar sus proyectos como autor había creado, junto a personajes destacados del show business estadouniense, como Barbra Streisand, Steve McQueen o Sidney Poitier, la compañía First Artists.
Aunque su carrera prosiguió con productividad a principios de los 70, Paul Newman abandonó la regularidad manifiesta en la década anterior a mediados del nuevo decenio.
Sus películas eran también de menor calidad, destacando "El juez de la horca" (1972) y "El hombre de Mackintosh", ambas dirigidas por John Huston, "Con el agua al cuello" (1975) de Rosenberg o "El golpe" (1973) y "El castañazo" (1977), las dos realizadas por George Roy Hill. Newman también aparecería en la película de catástrofes "El coloso en llamas" (1974). En las siguientes décadas Paul Newman no abandonaría la pantalla grande, aunque sus apariciones fueron menos constantes.
Su talento como actor sería relevante en "Ausencia de malicia" (1981), un drama de Sydney Pollack o en "Veredicto final" (1982), un estupendo título judicial dirigido por Sidney Lumet. Por estas dos película volvería a ser nominado al Oscar, un premio que se le resistiría hasta el fin de su carrera. En 1985 consiguió una estatuilla honorífica y un año después lograría el Oscar al mejor actor por "El color del dinero" (1986), una película dirigida por Martin Scorsese y co-protagonizada por Tom Cruise.
Con posterioridad sería nominado como mejor actor principal por "Ni un pelo de tonto" (1995) y como actor de reparto por "Camino a la perdición" (2002).
Progresista (es simpatizante del partido demócrata), inteligente, atractivo (su físico sirvió de base para el personaje de cómic "La linterna verde"), simpático ("realmente estoy avergonzado de que mis ensaladas tengan más éxito comercial que mis películas", había dicho irónicamente) amante de los deportes, los coches y la velocidad (nunca se doblaba en las escenas de acción), Paul Newman siempre se ha mostrado preocupado por los asuntos sociales que le rodean, no en vano todo el dinero que produce con las ventas de sus productos alimenticios van destinados a obras de caridad.
Además ha fundado un campamento de verano para niños enfermos de cáncer en Connecticut, el estado en el que reside actualmente.

Paul Newman y Joan Woodward pasarán a la Historia, además de por dos prestigiosas carreras avaladas por varios Óscar, por la gran hazaña personal de haber mantenido intacto un matrimonio durante cincuenta años en el fluctuante universo sentimental de Hollywood.

El próximo martes, la pareja estable y duradera por excelencia del estelar firmamento hollywoodiense celebrará sus bodas de oro, una nueva gesta para un matrimonio que les ha dado tres hijos, catorce películas y que ha brillado por su discreción y su modestia.

Se habían conocido en 1953 como estudiantes del Actor´s Studio cuando saltaron chispas durante la preparación de la obra de teatro "Picnic", pero no fue hasta el rodaje cinematográfico de "El largo y cálido verano" (1958), de Martin Ritt, cuando confirmaron su química.

El film, un opresivo melodrama, se rodó en una época en la que Woodward, cinco años menor que Newman, todavía era notoriamente más famosa que él.

Ese mismo año ganaba el Óscar por Las tres caras de Eva, que recogió con un humilde vestido, hecho a mano y valorado en sólo 100 dólares de la época. Él, todavía casado con su primera mujer, comenzaba a destacar como nuevo "sex symbol" de la escuela de Lee Strasberg tras Marlon Brando, y encontraría en esos meses no sólo esposa, sino también consagración gracias al premio de interpretación en Cannes por la película de Ritt y al éxito de "La gata sobre el tejado de zinc", por la que optó por primera vez al Óscar.

Pero a partir de ahí, el resto, como quien dice, es Historia. Y siempre historia oficial, porque durante medio siglo de enlace no han dejado lugar para la leyenda negra.

"Hollywood Babilonia", el viperino libro Anger Kenneth, no encontró nada que objetar contra ellos, mientras que Juan Pando en su libro "Hollywood al desnudo" explicaba cómo el gran fisgón de la basura de las estrellas, Ward Harrison, mientras desvelaba que Natalie Wood usaba diafragma y Rita Hayworth leotardos adelgazantes, sólo lograba rescatar del contenedor de los Newman cartas de amor.

El secreto de la fidelidad

¿Para qué buscar una hamburguesa si tengo en casa un entrecot?", proclamaba Newman. "Joanne siempre me ha dado apoyo incondicional en todas mis decisiones y esfuerzos, eso incluye mis carreras de coches, que ella deplora. Para mí eso es amor".

La pasión automovilística que tantos disgustos causó a su esposa -y alguna alegría, pues quedó segundo en las 24 horas de Le Mans en 1979- fue compatibilizada con el regalo de algunos de los mejores papeles de la carrera de Joanne por parte de su marido como director.

El sensible retrato de la crisis de la mujer de mediana edad en "Rachel, Rachel" (1968) y la adaptación de la obra de Paul Zindel ganadora del Pulitzer "El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas" (1972) -en las que actuaba también su hija Nell Potts- fueron vehículos para demostrar la admiración de Newman hacia su esposa.

Se trata de "los únicos momentos en los que tengo potestad para mandarle", bromeaba el actor, mientras que ella se preguntaba: "¿Quién puede dirigirte mejor que la persona con la que vives?". "Estar casada con Paul es estar casada con el más hombre más considerado y romántico", añadiría Woodward, cuyo apoyo fue fundamental en los peores momentos, que llegaron en 1978 cuando el hijo del primer matrimonio de Newman, Scott, falleció a causa de una sobredosis.

El actor de poderosos aunque daltónicos ojos azules diluyó su culpabilidad y sus fantasmas en la película "Harry e hijo" (1984), en la que también actuó Woodward, y creó con el nombre de su hijo un centro de auxilio y protección del drogadicto, financiado por otra de sus exitosas diversificaciones: las famosísimas salsas "Newman´s Own".

Su labor humanitaria -"no creo que haya nada excepcional en la filantropía. Es la actitud contraria la que me sorprende", aseveró- sería premiada con un Óscar en 1994, premio que en competición no había logrado hasta "El color del dinero" (1986), de Martin Scorsese, después de una carrera con clásicos como "El buscavidas" (1961) o "El golpe" (1973).

Joanne, sin embargo, dosificó sus participaciones en cine en favor de una prestigiosa trayectoria televisiva y teatral, aunque volvió a la gran pantalla junto a su marido en "Esperando a Mr. Bridge" (1990), de James Ivory, un plácido retrato del amor otoñal por el que optó de nuevo al Óscar.

Actualmente, con 83 y 77 años respectivamente, Newman y Woodward viven alejados del trajín de Hollywood en un tranquilo rancho en Connecticut.
Según el actor, "es mejor que Montana... y mi mujer y yo hemos encontrado allí un bonito cementerio".

Paul Newman muere a los 83 años

El actor y director estadounidense, ganador de tres Oscar, trabajó en casi 60 películas y dirigió seis largometrajes · Padecía una grave enfermedad pulmonar

El actor Paul Newman, protagonista de películas inolvidables como Dos hombres y un destino y El color del dinero, ha muerto este sábado como consecuencia de un cáncer de pulmón a los 83 años de edad, según informó Newman's Own Foundation.

Se fue esa irresistible sonrisa, ese brillo único en los ojos azules y ese pelo tan perfectamente despeinado. Mientras Hollywood llora a Paul Newman, al igual que sus fans en todo el mundo, queda claro que fue no sólo una estrella, sino una persona modelo, siempre cortés, leal e inteligente sin tintes de malcriado o veleidoso.

Casado con la misma mujer durante más de 50 años ("¿Por qué ir a buscar una hamburguesa cuando tienes una chuleta en casa?", afirmó cierta vez), y protagonista de numerosos films de culto, Newman vivió durante décadas en la pequeña ciudad de Westport (Connecticut), y su carrera jamás se vio enturbiada por ningún escándalo.

Por el contrario, los únicos titulares que la prensa rosa le dedicó fueron por su filantropía. El actor donó para fines benéficos todos los beneficios después de impuestos de la compañía alimenticia que fundó en 1982.

El total de las contribuciones de la línea de aderezos de ensaladas, chips y salsas de Newman llegó a más de 220 millones de dólares, y donó además millones de su fortuna personal.

Un mito del cine

Nacido en una familia formada por un próspero padre judío y una madre húngara católica el 26 de enero de 1925 en Shaker Heights, Newman fue apoyado desde joven en sus ambiciones actorales y debutó con 7 años en una obra escolar. Sirvió como artillero de cola en el Pacífico en la Segunda Guerra Mundial y luego estudió actuación en la Universidad de Yale.

Siguió preparándose con estudios en el aclamado Actors Studio de Nueva York, y el magnetismo de su personalidad lo inundaba todo apenas aparecía en la pantalla. Fue uno de los pocos actores capaces de sobrevivir a la transición del cine naif de los años 50 al realismo de los 60 y 70.

Su primer papel importante fue como el boxeador Rocky Graziano en Marcado por el odio (1956), seguido por su dúo con Elizabeth Taylor en La gata sobre el tejado de zinq en 1958, papel por el que fue nominado a un Oscar.

En 1960 encarnó a un pionero sionista en Éxodo, y luego a un joven jugador de billar en El buscavidas, un cowboy sin corazón en Hud y un adorable pero rebelde prisionero en La leyenda del indomable tres papeles estos últimos por los que también recibió una nominación al Oscar.

Pero su interpretación más famosa le llegó junto a Robert Redford en Dos hombres y un destino en 1969, película en la que los dos íconos de Hollywood encarnan a dos bandidos legendarios. Ambos repitieron juntos en 1973, con El golpe.

Volvió a ser nominado al Oscar en 1981 por encarnar al hijo de un gánster acusado falsamente en Ausencia de malicia, pero tuvo que esperar hasta 1986 para llevarse finalmente una estatuilla dorada con su papel de Fast Eddie -de El buscavidas- en la remake El color del dinero, de Martin Scorsese.

Al margen de las películas, la filantropía y la familia, las otras grandes pasiones de Newman fueron las causas liberales y las carreras de coches, que según afirmaba eran "la única cosa" en la que creía tener talento.

Sus fans no estarían de acuerdo. Pero el talento de Newman para la actuación era tan natural que nunca fue del todo consciente de su enorme don. Atribuía su enorme éxito a una serie de sencillas reglas: "Estudia tus fuerzas y conoce quién eres y qué tienes de especial", dijo cierta vez.

Y añadió: "Descubre qué hace cada uno en un set de filmación, pregunta y escucha. Asegúrate de vivir la vida, lo que significa no hacer cosas para conseguir celebridad, y devuelve algo positivo a nuestra sociedad".
_______________
Quizas el final perfecto de un ciclo vital, Neptuno oposicion Neptuno, Urano conjuncion Urano, Marte oposicion Marte, Jupiter conjuncion Jupiter y Asc, y ademas otros aspectos superarmonicos como lo fue su vida.

5 comentarios:

Madame Minuet dijo...

Preciosa coleccion de fotos de Paul Newman, madame.
Este hombre lo tenia todo: guapisimo, extraordinario actor y parece que buena persona.
Que mal aspectado tenia Pluton, pero tambien habia cosas muy buenas en su carta.

Bisous

isthar dijo...

hace tiempo que estoy estudiando ésta carta, es difícil, ese Pluton va con todo contra el asc. o sea contra su persona.
No se cómo pudo con eso.
Besos Isthar

Ana Trigo dijo...

¡Pero qué guapísimo que era este hombre! Ya no los hay así de guapos :(
Besitos!

carmencmbejar dijo...

Y qué ojos y talento!!! Lo tenía todo. Muchas veces pienso que no hay actualemente actorazos como los de antaño.

Besos

llvllurciana dijo...

Los ojos más bonitos del cine, sin duda.
Me encanta como actor.

Un beso, Isthar.