viernes, 11 de junio de 2010

ELIZABETH de WITTELSBACH (SISSI)

Se comparan los aspectos de los planetas interiores con los exteriores
SINASTRIA NATAL Y DIA DE SU MUERTE
click al grafico para ampliar







































click a los graficos para ampliar
transitos del dia de su muerte







Isabel de Wittelsbach (Elisabeth Amalie Eugenie Herzogin in Bayern , apodada familiarmente Sissí), (Múnich, 24 de diciembre de 1837Ginebra, 10 de septiembre de 1898), fue una princesa bávara de la Casa de Wittelsbach. Nacida con la dignidad de duquesa en Baviera y con tratamiento de Su Alteza Real, fue hija del duque Maximiliano de Baviera y de la Princesa Real Ludovica de Baviera. Por matrimonio se convirtió en Emperatriz de Austria (1854-1898) y Reina Consorte de Hungría (1867-1898), entre otros muchos títulos inherentes a la Casa de Habsburgo-Lorena.Isabel nació en la ciudad de Múnich, Baviera. Su padre, Maximiliano de Baviera, duque en Baviera, procedía de una rama menor de la Casa de Wittelsbach, la de Condes Palatinos de Zweibrücken-Birkenfeld-Gelnhausen. Su madre, Ludovica de Baviera, era sin embargo hija del Rey Maximiliano I de Baviera y, por tanto, Princesa Real de Baviera. Educada, como sus hermanos, lejos de la Corte de Baviera, pasó la mayor parte de su infancia a caballo entre su ciudad natal y los salvajes parajes que rodeaban al Castillo de Possenhofen, una construcción a orillas del Lago Starnberg que su padre había adquirido para ser utilizada como residencia de verano y que pronto se convirtió en la residencia preferida por la familia ducal. Con 16 años, Isabel acompañó a su madre y a su hermana mayor, Elena de Baviera, a la que familiarmente apodaban Nené, en un viaje a la residencia de verano de la Familia Real de Austria, situada en Bad Ischl, donde esperaba la archiduquesa de Austria Sofía de Baviera, hermana de Ludovica, junto a su hijo, el Emperador de Austria, Francisco José I. Tal encuentro estaba preparado para que el Emperador se fijase en Elena y la tomase como prometida. Sin embargo, Francisco José, de 23 años, se sintió inmediatamente atraído por Isabel, trastocando los planes que madre y tía tenían para ellos.
Matrimonio y descendenciaEl Emperador Francisco José I de Austria.La archiduquesa Sofía Federica.Así, un año después del primer encuentro, el 24 de abril de 1854 en la Iglesia de los Agustinos de Viena, Isabel contrajo matrimonio con su primo, el Emperador de Austria, convirtiéndose así en Emperatriz. Isabel tuvo desde el principio serias dificultades para adaptarse a la estricta etiqueta que se practicaba en la Corte Imperial de Viena. Aun así, le dio al Emperador cuatro hijos:Sofía Federica de Habsburgo-Lorena, archiduquesa de Austria (1855-1857) fallecida a los dos años de edad aquejada de tifus.Gisela de Habsburgo-Lorena, archiduquesa de Austria (1856-1932).Rodolfo de Habsburgo-Lorena, el esperado Príncipe Heredero de la Corona (1858-1889).María Valeria de Habsburgo-Lorena, archiduquesa de Austria (1868-1924).En una visita a Hungría en 1857, Isabel se empeñó a llevar consigo a las archiduquesas Sofía y Gisela, a pesar de la rotunda negativa de su suegra, la archiduquesa Sofía. Durante el viaje, las niñas enfermaron gravemente, padeciendo altas fiebres y severos ataques de diarrea. Mientras que la pequeña Gisela se recuperaba rápidamente, su hermana no tuvo la misma suerte y pereció, seguramente deshidratada. Su muerte, que sumió a Isabel en una profunda depresión que marcaría su carácter para el resto de su vida, propició que le fuese denegado el derecho sobre la crianza del resto de sus hijos, que quedaron a cargo de su suegra, la archiduquesa Sofía. Tras el nacimiento del príncipe Rodolfo, la relación entre Isabel y Francisco José comenzó a enfriarse. Isabel, por su parte, sólo pudo criar a su última hija, María Valeria, a la que ella misma llamaba cariñosamente "mi hija húngara", dado el gran aprecio que le tenía al país de Hungría, lugar donde habitualmente se refugiaba y en cuya cultura y costumbres se empeñó en educarla. Los grandes enemigos que Isabel hizo a lo largo de su vida la llamaban despectivamente "la niña húngara" y no precisamente por el amor que su madre prefesaba por tal país, sino porque creían que la niña era fruto en realidad de algún escarceo sexual que Isabel habría mantenido con el conde húngaro Gyula Andrássy. No obstante, el gran parecido que Valeria guardaba con su padre, el Emperador, se encargó de desmentir tales rumores.PersonalidadCoronación de Francisco José y Isabel como Rey y Reina de Hungría.La Emperatriz coronada como Reina de Hungría.Dotada de una gran belleza, Isabel se caracterizó por ser una persona rebelde, culta y demasiado avanzada para su tiempo. Fumaba cigarrillos, algo insólito para la época. Adoraba la equitación, llegando a participar en muchos torneos. Sentía un gran aprecio por los animales: amaba a sus perros, costumbre heredada de su madre, hasta el punto de pasear con ellos por los salones de palacio. Le gustaban los papagayos y los animales exóticos en general: incluso llegó a tener su propia pista circense en los jardines de su palacio en Corfú. Hablaba varios idiomas: el alemán, el inglés, el francés, el húngaro, propiciado por su interés e identificación con la causa húngara, y el griego, este último aprendido con ahínco para poder disfrutar de las obras clásicas en su idioma original. Cuidaba su figura de una forma maniática, llegando a hacerse instalar unas anillas en sus habitaciones para poder practicar deporte sin ser vista. Su alimentación dio también mucho que hablar, pues se alimentaba básicamente a base de pescado hervido, alguna fruta, y jugo de carne exprimida. A partir de los 35 años no volvió a dejar que nadie la retratase o tomase una fotografía; para ello, adoptó la costumbre de llevar siempre un velo azul, una sombrilla y un gran abanico de cuero negro con el que cubría su cara cuando alguien se acercaba demasiado a ella. También, entre otras excentricidades, al final de su vida se hizo tatuar un ancla en el hombro (por el gran amor que sentía por el mar y las travesías y por sentirse sin patria propia, como los eternos marineros que vagan por el mundo) y se hacía atar al mástil de su barco durante las tormentas. Paseaba a diario durante ocho largas horas, llegando a extenuar a varias de sus damas de su séquito, entre ellas Ida Ferenczy o Marie Festetics. Además, adoraba viajar, nunca permaneciendo en el mismo lugar durante más de dos semanas. Disfrutó de la literatura, en especial de las obras de William Shakespeare, de Friedrich Hegel, y de su poeta predilecto, Heinrich Heine. Por último, detestaba el ridículo protocolo de la Corte Imperial de Viena, de la que procuró permanecer alejada durante el mayor tiempo posible y a la que desarrolló una auténtica fobia que le provocaba trastornos psicosomáticos como cefaleas, náuseas y depresión nerviosa. La Emperatriz se mantuvo, siempre que pudo, alejada de la vida pública. Fue una emperatriz ausente de su Imperio, aunque no por ello menos pendiente de los asuntos de Estado. De hecho fue la propia Emperatriz una de las impulsoras de la coronación de Francisco José como rey de Hungría, hecho que se produjo finalmente en 1867. Cabe destacar que también toleró el instenso romance de su marido con la actriz Katharina Schratt, a quien los conyuges conocían cariñosamente como la amiga y cuya presencia en la corte levantó ampollas entre los sectores más religiosos y reaccionarios de Viena. Ella fue quién los presentó y se encargó de forjar la amistad entre su marido y la actriz, ya que se lamentaba de sus ausencias de la capital austríaca y, en consecuencia, de sus ausencias al lado de su marido. Aun así, la pareja se profesaba un gran amor y cariño mutuos.
El incidente de MayerlingEl príncipe Rodolfo.En 1889, la vida de la Emperatriz cambiaría radicalmente a causa del suicidio de su único hijo. El príncipe Rodolfo, de 30 años, que padecía de ciertos trastornos psicológicos causados en parte por la estricta educación militar a la que fue sometido en su infancia, convenció a su amante, la joven baronesa María Vetsera, para que se quitase la vida junto a él. Sin embargo, se habló, y aún hoy en día se habla, de un complot contra Rodolfo. Por un lado, la hipótesis de un complot tejido por los servicios secretos austríacos, dadas las ideas radicales y liberales que el hijo del Emperador profesaba. Por otro lado, la hipótesis de un complot urdido por los servicios secretos franceses ante la negativa de Rodolfo de dar un golpe fatal a la política de su padre. Todo esto se fundamenta en los estudios sobre los cuerpos de los fallecidos. Ella, según dichos estudios, no murió del disparo en la cabeza, sino de una paliza previa. Él presentaba cortes en la cara y en varias partes del cuerpo, algo impropio de un suicido, que se taparon con maquillaje antes de su funeral en Viena. También se habló de la ausencia de dedos en una de sus manos... A pesar de las hipótesis, la causa de su muerte es a día de hoy una incógnita.Este episodio, que se conoce con el nombre de El incidente de Mayerling por ser Mayerling el nombre del refugio de caza donde ocurrió la tragedia, dejó marcado también al Emperador, que de la noche al día se encontró sin un heredero que se hiciese cargo del vasto Imperio austrohúngaro.Tras la muerte de su hijo, la Emperatriz abandonó Viena y adoptó el negro como el único color para su vestimenta, a la par que su fobia a ser retratada incrementaba. Sólo unas pocas fotografías se conservan de fotógrafos con suerte que lograron congelarla en una imagen sin que ella lo advirtiera. Con el tiempo, se hizo extraño que la Emperatriz visitase a su marido en Viena, pero, curiosamente, su correspondencia aumentó de frecuencia durante los últimos años, y la relación entre los esposos se fue convirtiendo en platónica y cariñosa.Esta última etapa en la vida de la Emperatriz estuvo marcada más que nunca por los viajes. Compró un barco de vapor al que llamó Miramar, y en él recorrió el Mar Mediterráneo, siendo uno de sus lugares favoritos Cap Martin, en la Rivera Francesa, donde el turismo se había hecho constante a partir de la segunda mitad del siglo XIX. También pasaría algunas temporadas de verano en el Lago de Ginebra en Suiza, Bad Ischl en Austria, y en Corfú, donde construyó su palacio, el Achilleion, en honor de Aquiles, uno de sus héroes griegos preferidos. Además, visitó otros países como Portugal, España, Marruecos, Argelia, Malta y Grecia, Turquía y Egipto.Fallecimiento y entierroFicha policial de Luigi Lucheni.El 10 de septiembre de 1898, mientras paseaba por el Lago Lemán de Ginebra con una de sus damas de compañía, la condesa Irma Sztaray, fue atacada por un anarquista italiano, Luigi Lucheni, que fingió tropezarse con ellas, aprovechando el desconcierto para deslizar un fino estilete en el corazón de la Emperatriz. Al principio, Isabel no fue consciente de lo que había sucedido. Solamente al subir al barco que las estaba esperando, comenzó a sentirse mal y a marearse. Cuando se desvaneció, su dama de compañía avisó al capitán del barco de la identidad de la dama y regresaron al puerto. Ella misma desabrochó el vestido de la Emperatriz para que respirara mejor y, al hacerlo, vio una pequeña mancha de sangre sobre el pecho, causada por el estilete, que había provocado una mínima pérdida de sangre sobre el miocardio, suficiente para causar la muerte. Luigi Lucheni estaba en realidad planeando un atentado contra el pretendiente al trono francés, un príncipe de la Casa de Orléans pero al leer en un periódico que la visita del príncipe francés había sido anulada y que la Emperatriz se encontraba en la ciudad, decidió buscar en ella a la víctima perfecta para pasar a la posteridad. El cuerpo de la Emperatriz fue trasladado a Viena entre el gran cortejo fúnebre que el protocolo dictaba, siendo sepultada en la Cripta Imperial o Kaisergruft, en la Iglesia de los Capuchinos, en vez de en su palacio de Corfú, el Achilleion, donde deseaba recibir sepultura realmente, tal como indicó en su testamento.El mitoMonumento de Isabel de Baviera (Sisi) en Szeged, Hungría.Es dudoso su papel político en cuanto a presencia pública, pero no se desentendió de las causas que lo merecían. Ella fue la impulsora, y por la que se consiguió, para lograr el compromiso de 1867 por el que se creaba la monarquía dual austrohúngara, creando presión sobre su marido, el Emperador. Al ser coronada reina de Hungría el 8 de junio de 1867 en Cfen, recibió como obsequio el Palacio Real de Gödölő. Esto, junto con sus continuos viajes a Hungría acrecentó el rumor de una relación sentimental con el conde Gyula Andrássy. La causa de sus viajes continuos a Hungría era la profunda simpatía e identificación con la cultura y la causa húngaras.Entre sus destinos en el extranjero cabe destacar Baviera, Grecia e Irlanda. También visitó ciudades españolas como Palma de Mallorca, Alicante y Elche, donde bautizó una palmera de siete brazos. Estuvo también en Madeira recuperándose de una tuberculosis. Sissi padeció trastornos de tipo nervioso como anorexia, depresión, ansiedad y fobia a la vida pública.Con el enfermizo objetivo de mantener su peso en 50 kilos y su cintura de tan sólo 47 centímetros, con una altura de 1,72 metros, la Emperatriz inventó sus propias dietas para adelgazar consistentes en jugo de carne y algo de fruta, y en largas caminatas diarias de más de 10 km que agotaban a todas sus damas de compañía, que tenían que ser relevadas al poco tiempo. Como en aquella época los especialistas de nutrición no existían, nadie podía informarle a Isabel de que su estado correspondía con el de una enferma bulmaréxica, mezcla de las dos enfermedades nutricionales más extendidas del Occidente actual: bulimia y anorexia. Sus comportamientos obsesivos no hacían efecto sólo en sus hábitos alimenticios, sino también en las ocupaciones diarias, ya que tenía la necesidad de siempre estar en movimiento, de no sentarse, de caminar por largas horas y de montar otras muchas a caballo. El desencadenante principal de esta obsesión para mantenerse bella y delgada empezó por sus primeros tres embarazos de rápida sucesión. Además, la emperatriz no deseaba mantener relaciones con su marido.Los alimentos principales de la Emperatriz eran carne de ternera, pollo, venado y perdiz; carne fría, sangre de buey cruda, tartas, helado y leche, prescindiendo de verduras y frutas, a excepción de naranjas. Sin embargo, era muy extraño que demostrara su apetito delante de cualquier persona. Los únicos que habían tenido la oportunidad de ver a la Emperatriz sentada ante una mesa fueron sus hermanos, algún otro miembro de la familia de Baviera, su hija menor, a quien consideraba como única hija, y su profesor de equitación, Middleton.Dicen que cuando Sissi se comprometió con el Emperador, la madre de éste, la Archiduquesa Sofía de Baviera descubrió con horror que tenía dientes amarillos y eso fue el motivo de la primera crítica de la suegra hacia la futura esposa de Francisco José. Con el tiempo la Emperatriz perdió progresivamente los dientes debido a su mal cuidado y falta de aseo. Siempre evitó sonreír a boca abierta frente a la corte y al público en general por esa falta de dientes que la acomplejó durante sus últimos años.Como parte de la familia Wittelsbach, la equitación fue una de sus grandes pasiones, que compartía con los Habsburgo, la familia de su esposo, mientras que los Borbones eran aficionados por el arte. La necesidad de aire libre la heredó de su padre el duque Maximiliano, que inculcó a sus nueve hijos el amor por el campo y los animales.Su afán como amazona no sólo tenía que ver con el arte de montar, que realizaba de lado, sino también a su vestimenta. Una vez sentada en el caballo, ordenaba coser su traje de falda larga para que tuviera una caída perfecta. La Emperatriz convirtió la gimnasia en una actividad diaria que alargaba de manera compulsiva varias horas, algo que no era común para una dama de su época. En todos los palacios en los que se asentó mandó colocar espalderas, anillas y escaleras. Estas obsesiones hicieron que su vanidad se acrecentara a lo largo de los años y ni siquiera las noches le otorgaban un buen sueño. Por su parte, las actividades corporales y su estricta dieta aumentaron su carácter ya de por sí neurasténico, algo que afectó su salud gravemente. Isabel sufrió reuma, neuritis y otras enfermendades a causa de su ayuno flagelante.Desde los 44 años sufrió casi todo el tiempo dolores de ciática y acumulación de líquidos en las piernas y más dolores que la llevaron a estar postrada en una cama durante un periodo. No le ayudaron sus visitas a los balnearios que frecuentaba, aunque el médico Georg Metzger, probablemente ayudado por la psiquiatría, logró cambiar sus manías nutritivas.
**
http://www.islabahia.com/arenaycal/2003/07julio_agosto/anabel96.htm______________________________________________________http://www.ciberjob.org/mujeres/historia/sissi.htmhttp://es.wikipedia.org/wiki/Sissihttp://www.elmundo.es/1998/01/06/cultura/06N0107.html


La emperatriz Sissi, desmitificada en el año de su centenario
Angeles Caso descubre en una biografía la auténtica personalidad de la esposa de Francisco José Nació en Munich, Baviera. Con 16 años Elisabeth acompañó a su madre y a su hermana mayor, Elena de Baviera (Nené) en un viaje a la residencia de verano de Ischl, donde se esperaba que el Emperador de Austria, Francisco José I de Habsburgo-Lorena, de 23 años, se fijase en la mayor de las hermanas, pero en su lugar, se sintió atraído por la menor de ellas, por lo que eligió a Elisabeth. Por lo tanto, el 24 de abril de 1854, se casó con el Emperador de Austria, y por este matrimonio se convirtió en Emperatriz de Austria y desde 1867 en Reina de Hungría.
Elisabeth tenía dificultades para adaptarse a la estricta etiqueta que se practicaba en la corte de Habsburgo, no obstante, le dio al emperador tres hijos en rápida sucesión: la archiduquesa Sofía Federica de Austria, que murió a los dos años de edad, la archiduquesa Gisela de Austria (1856-1932), el esperado sucesor al trono, el archiduque Rodolfo (1858-1889), y la archiduquesa María Valeria de Austria (1868-1924). Se le negó a Elisabeth la crianza de sus hijos, que estuvo a cargo de su suegra, la archiduquesa Sofía de Baviera, y después del nacimiento de Rodolfo el matrimonio comenzó a deteriorarse. Sólo se le permitió criar a su última hija,María Valeria, a la que ella llamaba cariñosamente "mi hija húngara", dado el gran aprecio que le tenía a ese país.
Dotada de gran belleza, se caracterizó por ser una persona rebelde, culta y avanzada para su época: fumaba, hablaba varios idiomas, practicaba la equitación, escribía poesía, cuidaba su figura, le gustaba viajar y detestaba el protocolo de la corte imperial de Viena, de la que permaneció alejada, debido en parte a los continuos enfrentamientos con su suegra, la archiduquesa Sofía, y más tarde por la muerte de su primogénita Sofía, lo que le llevó a una depresión,y el suicidio del príncipe heredero, Rodolfo, y su amante una baronesa de la nobleza húngara de nombre María Vetsera.
También toleró, hasta cierto punto, el romance de su marido, el Emperador, con la actriz Katharina Schratt ya que Sissi detestaba la vida de corte, aversión que se convirtió con el tiempo en auténtica fobia y también la vida conyugal. Esta fobia le provocaba en sus breves estancias en Viena transtornos psicosomáticos como cefaleas, náuseas y depresión nerviosa. La emperatriz se mantuvo siempre que pudo alejada de Viena y de la vida pública. Fue una emperatriz ausente de su Imperio, aunque no por ello menos querida por el pueblo o menos pendiente de los asuntos de Estado. De hecho fue la emperatriz una de las impulsoras de la coronación de Francisco José como rey de Hungría.
Fue una mujer muy culta. Tenía un carácter obsesivo, en especial por su cabello,que era de color rubio obscuro y se lo tiñó de castaño para resaltar sus adornos de flores. Estudió griego, para disfrutar de los clásicos, con tal afán que llegó a dominarlo. Estudiaba durante horas y contrató a un lector llamado Cristomanos que durante años le leyó obras clásicas en esta lengua y con el que sostenía charlas en griego, para practicar. Profundamente identificada con la causa húngara, Sissi aprendió con ahínco el húngaro hasta dominarlo por completo. Dominaba también el inglés y el francés, circunstancia que aprovechó para leer obras en estas lenguas directamente. Amaba la obra de Shakespeare y también la de Hegel.
En 1889, la vida de Elisabeth quedó hecha trizas por la muerte de su único hijo, y por tanto, del único heredero al trono, el príncipe Rodolfo, de 30 años, y su joven amante, la Baronesa María Vetsera fueron hallados muertos, aparentemente por suicidio. El escándalo se conoce con el nombre de Mayerling, por el nombre del refugio de caza del príncipe donde tuvo lugar la tragedia.
Después de la muerte de Rodolfo, la Emperatriz siguió siendo un ícono adondequiera que fuera: un largo vestido negro con botones en la parte superior, una sombrilla blanca hecha de cuero y un abanico marrón que escondía su rostro de miradas curiosas. Sólo unas pocas fotografías se conservan, de fotógrafos con suerte que lograron congelarla en una imagen sin que ella lo advirtiera. La emperatriz, que siempre había estado en extremo preocupada por su belleza y su figura, a partir de la treintena dejó cada vez menos que la retrataran y mucho menos que le hicieran fotos, ocultando su rostro tras sombreros, abanicos y sombrillas, para que nadie la captara en su madurez. Que la Emperatriz Elisabeth visitara a su marido el Emperador en Viena era extraño, pero interesantemente, su correspondencia aumentó de frecuencia durante los últimos años y la relación entre los emperadores se había convertido en platónica y cariñosa.
En su vapor imperial, llamado Miramar, la Emperatriz recorrió el Mar Mediterráneo, siendo uno de sus lugares favoritos Cap Martin, en la Rivera Francesa, donde el turismo se había hecho constante a partir de la segunda mitad del siglo XIX. Pasaría algunas temporadas de verano en el Lago de Ginebra en Suiza, Ischl en Austria, y en Corfu, donde se construyó un palacio, el "Aquilleón", en honor a Aquiles, uno de sus héroes griegos preferidos. Además, visitó otros países como Portugal, España, Marruecos, Argelia, Malta y Grecia, Turquía y Egipto, ya que los viajes se habían vuelto en algo común en su vida, aunque también en un escape de ella misma.
****
p://www.elmundo.es/cronica/2002/346/1023101950.html
Sissi, bulímica y anoréxicaLA AUREOLA romántica de la Emperatriz ha ocultado sus obsesiones por el físico. Su afición a comer dulces de forma compulsiva era compensada por maratonianas sesiones de gimnasia y dietas a base de carne cruda y sangre de buey MÓNICA FOKKELMAN. Viena

Sissi Emperatriz no era la dulce princesita encarnada en celuloide por Romy Schneider. Vivía obsesionada por su delgadez, algo que afectó a su salud y a su carácter. / CORBISLas valiosas piezas de platería y porcelana imperiales que se exhiben en la mesa de banquete del vienés Palacio de Invierno de Hofburg (Austria) no adornaron los ágapes de todos los miembros de la Casa Habsburgo que durante siglos ocuparon las diferentes alas del palacio.Aunque las exigencias del marketing turístico nos hagan revivir la tradición imperial y el ceremonial palaciego, la emperatriz que más se saltó las reglas protocolarias, ausentándose en muchas ocasiones de las comidas reales, fue Isabel de Austria, más conocida por Sissi.Casada desde los 16 años con el Emperador Francisco José, a los 25 años Sissi empezó a obsesionarse con su figura que quería mantener perfecta, según relata el libro Programas de las dietas de Sissi, que acaba de publicar la editorial austriaca Amalthea, de la escritora Gabriele Praschl-Bichler.Con el enfermizo fin de mantener su peso de 50 kilos (repartidos en una estatura de 1,72) y de guardar su cintura de tan sólo 47 centímetros, Sissi se inventó una serie de dietas de adelgazamiento y hábitos alimenticios. A falta de especialistas en nutrición, que no existían en su época, nadie podía decirle a la emperatriz que su cuadro correspondía al de una enferma bulimaréxica. La palabra comprende a los aquejados de las dos enfermedades nutricionales más extendidas del Occidente actual: la bulimia y la anorexia.Se observa en personas propensas a los atracones de comida compensados con la obsesión compulsiva de hacer ejercicio.Sus comportamientos obsesivos no sólo afectaron a sus dietas sino también a sus ocupaciones diarias, marcadas por un frenético afán de moverse, de no sentarse, de andar horas y horas por el monte y de montar otras muchas horas más a caballo.El desencadenante principal de esta recalcitrante manía de mantenerse bella y delgada surgió a raíz de sus tres primeros embarazos.Sissi tuvo cuatro hijos: Sophie (que murió a los dos años), Gisela, Rodolfo y Valéry. Sissi no sólo no deseó jamás descendencia.Además aborrecía a los niños y odiaba el olor de los bebés.Las torturas a las que sometió su cuerpo grácil no solo atentaron contra su salud, sino que además aumentaron su irritabilidad y le provocaron insomnio.Un consomé compuesto por una mezcla de carne de ternera, pollo, venado y perdiz; carne fría, sangre de buey cruda, leche, tartas, pasteles y helado constituyeron los alimentos principales de la Emperatriz. Prescindió durante casi toda su vida adulta de verduras y de fruta, a excepción de las naranjas.Su apetito no se mostraba ante cualquiera. La Emperatriz desaperecía normalmente de la mesa si estaba en presencia de su marido o de su familia política. Los únicos privilegiados que llegaron a disfrutar de la imagen de la Emperatriz sentada a una mesa debidamente puesta fueron sus ocho hermanos y hermanas, algún que otro miembro escogido de su familia de Baviera, los Wittelsbacher; su hija menor, Valéry, a la que adoraba y a la que solía referirse como su única hija; y su profesor de equitación, el inglés Bay Middleton, de quien se enamoró perdidamente.Se dejó influenciar por las dietas que seguían los jinetes ingleses con los que participó en un sinfín de monterías, convirtiendo el beefsteak crudo en el único alimento que solía tomar durante sus largas horas a caballo.Ni siquiera en su castillo húngaro de Gödöllö, donde tenía su propia cuadra con más de 60 caballos, dejó de aplicar este férreo tratamiento, cuya austeridad compensaba muchas veces con la celebración de espectáculos circenses y noches de música zíngara.Su especial relación con Hungría, país del que fue reina, es de sobra conocida. No sólo adoraba el ardor y la vivacidad de los húngaros, sino que además influyó decisivamente en el importantísimo acuerdo que se firmó en 1867 entre Austria y Hungría, conocido como el Compromiso Austro-húngaro, por el que se creó la doble monarquía conservando cada estado su propia administración e instituciones. A su preferida, Valéry, la llamaba «mi hija húngara», por haber nacido en ese país. Casi todos los diarios escritos por Valéry hacen mención especial a los arranques de apetito que de vez en cuando tenía su madre. Cuando Sissi se juntaba con sus hermanos ingería grandes cantidades de chocolate, tartas de crema y helados (su preferido era el de violetas).SU PROPIO ESTABLOSu bebida favorita era la leche, una de las pocas pasiones que llegó a compartir con su marido. En el palacio de verano de Schönbrunn mandó instalar un establo. Para no prescindir de leche fresca durante sus largos viajes, solía transportar vacas, cabras o corderos con ella.Las dos semanas que solía pasar cada año en su castillo de Achilleon, en Corfú, implicaban el trasiego incesante del yate imperial Miramar, que desde Trieste hacía llegar sus pedidos de chocolote, especias, vino, cerveza y carne.Sus extravagancias también se reflejaron en sus fantasías literarias.Entusiasmada por los relatos de Homero, convirtió sus viajes en barco a Corfú en verdaderas emulaciones de la Odisea, que revivía haciéndose atar al mástil en las jornadas más tempestuosas.Los atracones de pasteles los compensaba con singulares dietas creadas por una terquedad inusitada y una voluntad férrea.Las más conocidas consistían en un revuelto de cinco o seis claras de huevo con un poco de sal, o en el caldo que desprende la carne cruda, líquido que llegó a tomar a diario en los últimos años antes de ser asesinada en Ginebra en 1898 por el anarquista Luigi Lucheni, quien en realidad planeaba un atentado contra el pretendiente al trono francés, Henri de Orléans.El kéfir, una bebida láctea espesa fermentada por bacterias y hongos que en aquella época era muy conocida en Rusia pero no se consumía en Centroeuropa, fue otro de los alimentos que incluyó pocos años antes de su muerte en sus curas de adelgazamiento.Otro de sus experimentos más conocidos fueron las «curas de la glándula tiroidea» a base de un líquido que procedía de glándulas tiroideas animales.LA PASIÓN DE MONTARComo buena Wittelsbacher (estirpe que gobernó Baviera desde el siglo XII hasta la I Guerra Mundial) la equitación fue una de sus grandes pasiones. Esta afición la compartía con los Habsburgo, la familia de su esposo, que en contraposición a los Borbones, más interesados por el arte, mostraron siempre gran fascinación por la naturaleza.La necesidad de esparcimiento al aire libre la heredó de su padre, el duque Maximiliano, hombre de espíritu liberal que inculcó a sus nueve hijos el amor por la montaña, el campo, los animales, la equitación y hasta la acrobacia circense. Una vez cumplidos los 40, Sissi siguió con sus clases de acrobacia sobre caballo a galope con Elise Renz, la hija de un director de circo.Su afán perfeccionista como amazona no sólo afectaba al arte de montar, que realizaba muy femeninamente de lado, sino también a su atavío. Una vez sentada en el caballo mandaba coser su traje de falda larga para que los pliegues tuvieran la caída perfecta.Sissi se negó a practicar deportes de moda como el tenis. La necesidad de un compañero de juego contradecía sus ansias de independencia. Practicó la natación, la esgrima, el senderismo y, a los 60, poco antes de morir, aprendió a montar en bicicleta.La emperatriz díscola encontró en la gimnasia una actividad cotidiana que extendía de manera compulsiva a lo largo de varias horas, algo inusual para una dama de su tiempo.

***

muy interesante aqui

muerte de sissi


SISSI, LA EMPERATRIZ INCOMPRENDIDA
por Anabel Sáiz RipollDoctora en Filología
http://www.islabahia.com/autores/anabel/index.html
"A Patricia, quien también se ha dejado hechizar por la Emperatrizque no quiso serlo"."En domingo nací, hija del Sol;sus dorados rayos fueron mi trono" Elizabeth
La Emperatriz Elizabeth -Sissi- es una figura histórica de sobras conocida. Atacada por unos, alabada por otros, compadecida por algunos, quizá nadie -ni ella misma- supo qué se escondía en su alma, qué torturaba su corazón, qué quería, qué anhelaba. Su temperamento independiente, ajeno a las normas sociales, hizo temblar a la timorata Viena y palidecer a la propia reina Victoria, a Isabel II y el rey de Grecia. La vieja Europa no estaba preparada para entender a una mujer como Sissi. Nadie comprendió su camino sin fin, su lucha contra lo establecido. Nadie supo ver la profunda tristeza, la vulnerabilidad que se escondían detrás de esta mujer hermosa, que encandiló al mismísimo emperador de Austria, Francisco José. A este respecto, Ángeles caso en Elizabeth, emperatriz de Austria-Hungría recoge las que bien podrían haber sido las reflexiones de la propia Sissi:
"Toda mi vida ha sido una lucha por alcanzar un pequeño trozo del Paraíso, y he tenido que enfrentarme al mundo entero en esa cruel batalla que me ha dejado marcada de imborrables cicatrices".
Elizabeth no fue la princesa almibarada y tierna, un poco desvaída, que se muestra en las películas de Romy Schneider que en la década de los 50 hicieron creer a las niñas que de verdad existían los cuentos de hadas. Años después, la actriz volvería a interpretar a Sissi en Luis II de Baviera, dirigida por Luchino Visconti, aunque de una manera muy distinta a la trilogía (Sissi, Sissi Emperatriz y El destino de Sissi). No es tampoco la dulce heroína de los cuentos editados por Bruguera en los 70 -que hicieron las delicias de quien esto escribe- ni es la princesita de los dibujos animados que se emitieron en los 90, con motivo del aniversario de su muerte. Elizabeth fue una mujer rebelde, de extraordinaria inteligencia, que nació antes de tiempo y que vio con absoluta clarividencia cómo el gusano del tiempo corroía las fruta podridas de los Habsburgo. Así lo ve Ana Mª Moix en Vals Negro:
"Es decir, los cabezas máximas de todas las monarquías europeas, los representantes de la vida diplomática del orbe entero y la consternada corte vienesa vio, de repente, cómo el emperador había envejecido y, con él, también su Imperio, el siglo y, en definitiva, el mundo en el que vivían".
Sissi nació el 24 de diciembre de 1837 en Munich, hija de Ludovica y de Maximiliano de Baviera, un matrimonio de conveniencia que, contra lo que leímos de niñas y vimos en el cine, nunca fue un matrimonio bien avenido. Max engañaba continuamente a su mujer; es más, solía almorzar con sus hijos ilegítimos. No obstante, el matrimonio tuvo 8 hijos. Sissi no estaba destinada a ningún alto cargo y vivió una vida sencilla, en la naturaleza, atendida y educada directamente por su madre, a quien quiso mucho y a quien habría de añorar en Viena.
Sissi no tenía que ser la esposa elegida por el Emperador, sino su hermana Helena, la hermosa Helena; pero Francisco José se prendó de la hermana pequeña, vestida de manera campesina, peinada con trenzas; la hermana-niña que parecía más ingenua, más dulce. Francisco José era 7 años mayor y toda la vida sintió hacia su esposa acaso más amor del que ella sintió por él:
"El enamoramiento de Francisco José por su esposa es famoso en toda Europa, pero Ida Ferenczy cree que los sentimientos del emperador ya no son producto del amor, sino de la veneración. Sólo así puede comprender que, tras el período de tensas relaciones habido en tiempos entre la pareja -según le ha confiado su amiga en alguna ocasión-, conservara el afecto esa indisimulable finura de lo intocado por el deterioro de la humana pasión (Vals Negro).
La propia Sissi auspició las amantes de Francisco José, en las que encontraba el apoyo que ella no supo o quiso darle, la vida burguesa que él necesitaba. La primera fue Anna Nahowski y la segunda la actriz Catalina Schratt.
Sissi y Francisco José se casaron en 1854, cuando ella tenía 16 años. Francisco José vivía muy apegado a su madre, Sofía, hermana de Ludovica que era -según decían- "el hombre de palacio". Sofía quiso moldear a la joven Sissi para que aceptase con profesionalidad su cargo de Emperatriz, pero no lo consiguió y entre ellas se inició un desencuentro que habría de durar hasta la muerte de Sofía. Y es que Sissi no fue una novia feliz -se cuenta que lloró como una malva y que no se consumó el matrimonio hasta pasados unos días, con lo que significada para la corte vienesa-. A Sissi la aguardaban en el Palacio Imperial, el Hofburg, un puñado de arpías dispuestas a criticarla, a observarla y a anularla si hacía falta. Una de sus damas era la implacable condesa Esterházy. Su marido la amó, dio pruebas de ello, pero siempre se sintió apegado a su papel de Emperador, muy conservador, con lo cual no sirvió de mucha ayuda a su esposa en la lucha contra las convenciones sociales y las hipocresías de palacio. Francisco José fue un emperador a la antigua, con un gran trabajo sobre sus espaldas, que no acertó a ver que el mapa europeo estaba cambiando y, con él, toda la concepción del Imperio.
Sissi fue madre muy pronto. Su primera hija, Sofía, murió a los 2 años de edad, lo cual supuso un duro golpe para la Emperatriz. Le siguieron Gisela y Rodolfo. Todos le fueron arrebatados por su suegra quien consideró que ella sabría educarlos mejor. Sin embargo, Sissi, horrorizada, intervino cuando supo cómo era el preceptor de Rodolfo, Gonchecourt, un hombre cruel y, digamos que, masoquista, aunque el daño ya estaba hecho. Sólo se sintió plenamente madre cuando nació, en 1868, Maria Valeria, su hija adorada, de quien no habría de separarse mucho tiempo y a quien quiso entrañablemente.
Pronto Sissi mostró síntomas de una extraña enfermedad que no se supo diagnosticar -acaso depresión, acaso anorexia, acaso hastío, el mal romántico, puesto que Sissi representa muy bien el alma torturada e inconformista, algo narcisista, de los románticos-. Y emprendió un viaje a Madeira que para ella iba a ser el descubrimiento de que lejos de la corte podía respirar:
"¡La desconcertante enfermedad de la emperatriz! Fiebres, cansancio, ensimismamiento, insomnio, desgana... síntomas que desaparecen, le consta al príncipe Meyer, en cuanto la enferma se enfrasca en una conversación sobre Heine o Shakespeare, o cuando está de viaje, lejos de Viena" (Vals Negro).
Así fue llamada la emperatriz viajera porque no paró de viajar desde entonces -incluso tenía su propio yate, el "Miramar": Corfú -en donde se construyó una villa-, Venecia, Biarritz, Merano, Mallorca, Sevilla, Londres, Summerhill...
Y es que Sissi tuvo unas manías y unas características bien especiales: le gustaba montar a caballo, se hizo instalar un gimnasio en Palacio para practicar anillas, coleccionaba fotos de mujeres hermosas, le gustaba la caza del zorro, era capaz de caminar horas y horas sin dar muestras de cansancio, tenía un pelo larguísimo que le ocasionó dolores de cabeza y de espalda y, sobre todo, se obstinó en mantener la misma figura toda la vida. Medía 1,72 cm, nunca sobrepasó los 50 kg y mantuvo 40 cm. de cintura. Todo ello hoy se diagnosticaría como anorexia. Ángeles Caso así lo recoge:
"He tenido que reducir aún más mis frugales comidas y alimentarme sólo a base de jugo de carne y frutas, pues estaba a punto de sobrepasar los cincuenta kilogramos de peso -un límite fatídico para mí- y mi espalda ha comenzado a producirme unos persistentes dolores, que algunos días me han impedido montar por la tarde".
Ana Mª Moix añade algún detalle más para que entendamos el ritmo frenético de vida que llevaba Sissi:
"El insomnio de la emperatriz va en aumento, y también sus crisis de angustia. Quizá tenga razón el doctor Seeburguer al afirmar que la soberana lleva un ritmo de vida tan insano como extravagante. Se levanta a las cinco de la mañana, toma un baño de agua fría (que el médico considera contraproducente para sus dolores reumáticos), se hace dar un masaje y empieza sus ejercicios de gimnasia, que la dejan extenuada. Desayuna un zumo de frutas (...) y llega a la sesión de peinado con Fanny Angerer, que aprovecha para leer, escribir cartas o estudiar húngaro. Se viste con traje de esgrima o de montar, según el ejercicio por el que opte (...). Sigue la larga caminata con alguna de sus damas, la menos harta de esos paseos que se prolongan a veces durante tres y cuatro horas".
A Sissi le gustaban los caballos y los sentía muy cerca: a Dominó o a Nihilista -véase el nombre especial de este último-. También sentía predilección por los perros, en especial Shadow, quien habría de acompañarla durante muchos años, y por los papagayos.
Fanny Angerer fue su peluquera y hay que decir que no era una tarea fácil porque el pelo de Sissi caía como una cascada, de este modo Fanny estuvo más que bien pagada. Mientras la Emperatriz se sometía a las sesiones de lavado y peinado, aprendía húngaro, como hace un momento acabamos de leer:
"La cabellera, de color rubio oscuro, llega a los tobillos de la emperatriz, que se la hace teñir de un tono castaño. La operación, dada la extrema longitud de los cabellos, requiere una notable habilidad, que Fanny Angerer, por supuesto, posee, y que es casi una insignificancia en comparación con la destreza que despliega para componer la elaboradísima corona de cabellos trenzados que ciñe la cabeza de la soberana" (Vals Negro).
Pocas veces posó Sissi para los pintores, pero lo hizo dos veces para Xavier Winterhalter en 1864 quien la pintó, en un retrato, con los cabellos sueltos -es el que presidió el despacho del Emperador- y, en otro, con el pelo recogido y un vestido de ensueño, que es el retrato oficial de Sissi.
No obstante, no fue una mujer vanidosa y veleta. Acaso tuvo un par de amores, el conde Andrássy y Middleton, pero fueron más imágenes platónicas que amores consumados:
"Sostiene que el amor es como la débil llama de una vela, visible sólo en la oscuridad: en cuanto entra en contacto con la luz, ya no se distingue la que por sí misma emana" (Vals Negro).
Es cierto que ella intuyó el cambio político y supo ver qué había detrás de los nacionalismos. Así cuando viajaron a Venecia en 1856, cuando fueron tan fríamente recibidos o cuando defendió la causa húngara, a raíz de su amistad con Andrássy. Es más, Sissi aprendió húngaro, tuvo dos damas y amigas húngaras, Ida Ferenczy y María Festetics. Gracias a ella, sin duda, en 1876 se firmó el Tratado de Reconciliación por el que se concedía la soberanía parcial a Hungría y Sissi y su esposo fueron coronados reyes. Es más, Sissi vivió muy a gusto en el Palacio húngaro de Gödöllö y una de sus grandes aportaciones políticas fue conseguir el reconocimiento húngaro en el Imperio. Aunque alguna de sus observaciones, recogida por el príncipe Meyer, no tiene tampoco desperdicio:
"He oído decir que la república es la forma de gobierno más conveniente para los pueblos".
Elizabeth siempre estuvo muy preocupada por los manicomios, quizá por la locura evidente de algunos miembros de la familia Wittelsbach. Ella misma temió por su cordura. Nos lo comenta Ángeles Caso:
"¿Qué delicado mecanismo de sus almas habrán manipulado los dioses o los demonios para enloquecer de ese modo a mis dos primos? A menudo me pregunto cuándo será mi turno".
"Mis damas empiezan a asustarse por esta afición mía a los paseos, que en los últimos tiempos, ahora que apenas monto, se han convertido en mi ocupación favorita. Algunas de ellas intentan la heroicidad de seguirme, y terminan maltrechas y agotadas, enfurecidas sin duda contra mí, la loca de los caminos polvorientos".
Destaca también la vulnerabilidad de esta mujer que, cuando lo creyó oportuno, cubrió su rostro con velos y abanicos y prohibió que nadie le hiciese fotos. "Cuando el tiempo me haya marcado con sus huellas imborrables, -seguimos a Ángeles Caso- yo envolveré mi rostro bajo velos, lo cubriré por siempre detrás de abanicos, para que la muerte pueda trabajar a solas, tranquila, en mi piel".
Con la muerte, la famosa Dama Blanca, tuvo una relación muy estrecha nuestra emperatriz y es que esta dama, antes de encontrarla a ella, no le hurtó desgracias. Primero fue su hijita de dos años, su cuñado Maximiliano, quien emprendió la locura de ser Emperador en México y fue fusilado -el caso de su esposa Carlota, enloquecida, fue otro drama-; la muerte de su querido Rudi, Rodolfo -la maldición decía que el primer emperador se llamó Rodolfo y el último también-. Rodolfo fue un muchacho débil, enfermizo, que se dejó influir y que, enfermo de gonorrea, adicto a la morfina, no pudo aguantar el peso de la vida y se suicidó en Mayerling junto a su amante María Vetsera -a su esposa Estefanía de Bélgica la había dejado estéril al contagiarle la enfermedad venérea que padecía y que Sissi creía que era una cistitis- el 30 de enero de 1889. A esta muerte brutal la antecedió la de su primo, el loco, Luis II de Baviera, el 13 de junio de 1886, por quien Sissi sentía una gran afinidad. Leamos el fragmento hermosísimo de Ana Mª Moix quien resume todas estas desgracias:
"Nunca había visto a la Dama Blanca tan cerca como ahora; pero, como siempre había imaginado, era inconfundible. Había sentido su proximidad, en anteriores ocasiones, y la recordaba como una promesa de muerte que nunca era la suya: era la de su cuñado Maximiliano, fusilado en México; la de su primo Luis II, que murió loco; la de su hermana, la duquesa de Alençon, abrasada en un bazar de caridad; la del archiduque Juan Orth, desaparecido en el mar; la de la archiduquesa Matilde, quemada viva; la de su propio hijo Rodolfo, muerto de un disparo en la cabeza en Mayerling... Ahora, en cambio, la vio, cara a cara,y , al producirse el famoso y estremecedor abrazo, supo que era Ella".
Efectivamente, la mañana del 10 de septiembre de 1898, la emperatriz, que iba acompañada de Irma Sztáray, mientras paseaba por Ginebra, cerca del embarcadero, fue atacada por Ligi Luccheni, un anarquista de 25 años, con un estilete que le clavó en el corazón. La Emperatriz siguió andando, pero, al desabrocharle el corsé, una mancha de sangre presagiaba lo peor. Moría una mujer, nacía la leyenda. Su asesino se suicidó en la celda en 1910. Y Sissi fue enterrada en la Cripta de los Capuchinos, justo donde no hubiera querido estar nunca.
Sissi fue una mujer enfrentada a su propia soledad, que quiso por encima de todo ser libre y que anduvo obsesionada por sus propios fantasmas; de ahí quizá esa obstinación en seguir caminando, en seguir viajando, en correr, en huir de sí misma:
"Sentí, como entonces, un frío inmenso, un frío que helaba mi cuerpo y mi espíritu, del que sabía que nunca podría recuperarme, y apreté la cara contra la piel del sillón para no ver todas las imágenes que se entremezclaban en mi mente: los ojos tiernísimos de mi madre intentando esconder su pena, los ojos amantes de Francisco ofreciéndome las flores en el cotillón, el día de su cumpleaños, los ojos heridos de Helena, los ojos torvos de mi suegra, los pequeños ojos, aún llenos de miedo, ya suplicantes, de Rudi recién nacido, cuando yo intentaba acercarlo a mis senos para que mamase toda la ternura que me crecía dentro, por las venas, amenazando estallar mi pecho, los ojos de tierra y lluvia de Bay Middleton, que apenas me miraban para no arder en chispas de deseo, los miles de ojos que a lo largo de mi vida me habían vigilado, perseguido y acusado... La vida era un infierno, un infierno de miradas inflamadas, lastimeras, reprobadoras, miles de miradas clavándose en mí, llegando hasta dentro de mi corazón, hurgando en mis tripas, impidiéndome vivir en paz..." (Elizabeth, emperatriz de Austria-Hungría).
Sissi fue también una mujer muy culta, que aprendió húngaro y griego, que admiró a Lord Byron, a Shakespeare (se indentificó muchísimo con la Titania de El sueño de una noche de verano), a Homero, a Esquilo y, sobre todo, a Heine, de quien recibió influencias a la hora de escribir sus dos poemarios Cantos del mar del Norte y Cantos de Invierno. La Emperatriz confió su obra al presidente de la Confederación Helvética para que fuese publicado al cabo de 60 años de su muerte. También confió la gran totalidad de su fortuna en la Banca Rothschild en Suiza para que sus allegados pudiesen vivir bien en el exilio. Tuvo una certera visión de futuro.
Y éste es un retrato mínimo de una mujer que sigue encandilando y atrayendo a quienes se acercan a ella, una mujer solitaria, con un alma atormentada que emprendió una búsqueda denodada hacia la muerte, hacia la autodestrucción, hacia el final, hacia una verdad que ella no supo ver:
"Una verdad tan simple y sencilla como terrible: que tanta espiritualidad, tanta inteligencia, tanta bondad, tanta belleza no le sirvieron para nada ni a ella, ni a sus hijos, ni al emperador, ni a los pobre por los que tanto se preocupaba, ni a los locos internados en manicomios que visitaba y cuya horrenda visión le quitaba el sueño por las noches, ni a los movimientos sociales y políticos revolucionarios a los que apoyaba de palabra y aplaudía mentalmente, pero a los que en nada concreto ayudaba, ni a los innumerables enamorados por los que se dejaba querer pero no tocar, ni a los amigos a quienes sí, indudablemente, quiso profundamente, pero sólo con la intensidad de la desolación y de la melancolía " (Vals Negro).



ALGUNOS ASPECTOS DE SU CARTA ASTRAL (es solo un estudio personal)

SOL en CAPRICORNIO

LUNA EN ESCORPIO

ASCENDENTE EN VIRGO

**

En esta carta predomina el elemento Tierra, por ello a esta persona le atrae lo concreto,lo factible,lo real. Tiene los pies sobre la Tierra. Es practica y metodica.

**

EL SOL


Significado Astrológico
La más importante expresión del individuo. Muestra las cualidades de liderazgo y triunfo. Representa el principio masculino, el padre, marido y los hombres en general. El rige la salud, los principios vitales, la autoridad y los que la ostentan, rango, títulos, cargos elevados, progreso, dignidad, energía, sentido de identidad, capacidad de experiencia. Su acción es fortificante y vitalizadora. Donde se halla el a en el horóscopo es la vida y corazón del horóscopo, es allí donde uno debe brillar.

**

Características generales: Regidos por Saturno y Urano, los nativos de este signo se caracterizan por un frío desapego, que les confiere una gran capacidad para evaluar racionalmente la realidad. Poco emotivos en general, parapetados y siempre a la defensiva, están animados por una profunda ambición, que los capacita para realizar sus objetivos incluso a largo plazo. Dotados de gran capacidad de concentración, indiferentes a los éxitos de brillo fugaz, tienden a controlar con fría racionalidad cualquier situación y a dominar sus emociones con tal de alcanzar las metas que se fijaron. Si alcanzan el éxito, se tratará seguramente de un éxito estable y duradero, ya que ha sido logrado poco a poco, con lucidez y mucho esfuerzo. Los obstáculos no los asustan, incluso los estimulan a continuar, aunque sea lentamente y, a veces, renqueando -como la cabra que tiene que alcanzar la cima de la montaña-. Para estos individuos todo es conquista, incluso a costa de grandes sacrificios y renuncias.Corresponde a la décima casa del Zodiaco, la de la autonomía y del éxito social. El Capricornio puede llegar a sacrificar mucho de sí mismo -y de los demás- con tal de satisfacer su propia ambición. Opuesto a Cáncer, cuarto signo del Zodíaco, que representa la madre y los orígenes, este signo invernal no se concede la menor debilidad ni nostalgia. Para él, en oposición a la ternura de Cáncer, el pasado no puede estar presente, ya que le obstaculizaría su caminar inexorable, que debe conducirle a su meta, incluso si ésta fuera una meta llena de soledad. La escasez de ilusiones produce un carácter oscuro, pesimista, aunque ni mucho menos pasivo frente a los obstáculos de cualquier tipo. Su característica principal es quizá la indiferencia, que le hace posible proseguir su largo camino hacia la meta trazada sin dejarse influenciar por los demás. La exaltación de Marte le confiere una agresividad extremadamente controlada, que siempre da en el blanco.En el plano de las relaciones sociales y afectivas la frialdad de Capricornio puede crearle problemas. El control, la racionalidad y la desconfianza dominan su vida afectiva. Las grandes pasiones están absolutamente excluídas: por este motivo sólo después de haber valorado todos los aspectos de una relación sentimental, Capricornio se siente preparado para tomar "la gran decisión" de unirse a una persona, a quien proporcionará casi siempre estabilidad y seguridad material, pero muy poco de sí mismo. Este signo es más capaz que cualquier otro de sostenerse sobre sus propias piernas sin necesidad de ayuda. Ama la soledad y es indiferente a las comodidades, ya que se contenta con poco, siendo a menudo un gran ahorrador. El Capricornio realiza más cosas a partir de la segunda mitad de su vida -y a menudo en la vejez-, ya que su ascensión es lenta pero segura.

**

Sol en Capricornio Capricornio, relacionado como signo con el elemento tierra, destaca por su integridad y seriedad y sus ambiciones destinadas a metas prácticas. Los signos de tierra confían en lo que pueden apreciar con sus sentidos físicos y aspiran a resultados concretos y útiles. Son determinados, disciplinados y fiables, y saben cómo utilizar el mundo material. Con el Sol en Capricornio, no confía en lo que no puede ver o tocar. Las cualidades más destacadas que guían su vida son la responsabilidad, la sinceridad, la determinación, la ambición y la paciencia. Debido a que Capricornio es un signo de tierra, es una persona que tiene los pies sobre la tierra, una persona realista que posee una capacidad tremenda para dedicar su vida a cumplir concienzudamente con sus obligaciones. Es el típico padre de familia, maestro, director de empresa, juez o político conservador de estrecha y recta conciencia. Capricornio siente la necesidad de proteger y mantener el orden antiguo, lo comprobado y seguro, y es por ello que prefiere realizar sus ambiciones sin tomar riesgos. Anhela ocupar una posición de autoridad, si puede ser pública, y, aunque suele ser responsable, reservado y prudente en el uso de esa autoridad, puede convertirse en ocasiones en alguien que trata con dureza a sus subordinados y abusa de su poder. Se dice del Capricornio que la elección es suya: puede ser un disciplinario o un diplomático, y se sobrentiende que, por lo general, es más eficaz en tratar con los demás si domina el arte de la diplomacia. Pero, Capricornio tiene también una vida interior. La influencia de Saturno, el dios del Tiempo, lo puede llevar a estados de depresión o melancolía, porque en el solsticio de invierno el Sol experimenta su día más corto del año. No obstante, también es el anuncio de una nueva vida, ya que se aproxima el nuevo año. En este sentido, como nativo de Capricornio, aunque a veces deprimido, se halla próximo a la iluminación interior, si pone lo mejor de su parte, ya que esotéricamente Capricornio simboliza la puerta de la iniciación, la superación del tenebroso Saturno por la nueva luz, la cual disipa la noche de la inconsciencia y señala el comienzo de un nuevo día, un despertar a la conciencia espiritual.

**

EL SOL EN LAS CASASLa casa donde se halla el Sol indica aquella esfera de nuestra vida dónde nos resulta más fácil y cómodo lucir nuestras cualidades particulares y destacarnos como personas únicas. Ahí podemos distinguirnos de los demás mediante nuestra influencia y fuerza, resplandecer gracias a nuestros logros y a nuestro ser especial. Es el ámbito de la vida que nos permite separamos del colectivo y establecer nuestra identidad individual y única.

**

Sol en la 4ª Casa (IC) está justo al otro lado del , del Medio cielo, y se halla, por lo tanto, en el punto más bajo del horóscopo, donde señala el comienzo de la 4ª Casa. Debido a que es el punto de la esfera celeste diametralmente opuesto al cenit se llama también nadir y simboliza aquel lado de la personalidad que es oculto, a saber: nuestras raíces, nuestra cuna y nuestros sentimientos que no son siempre visibles a primera vista. La 4ª Casa tiene que ver con el mundo del subconsciente, la base emocional, la tradición familiar y, en concreto, la madre como símbolo de protección y nutrición. Esta casa representa la base de operaciones desde la cual nos enfrentamos con la vida, y tiene una afinidad natural con el signo Cáncer y la Luna. Con el Sol en la 4ª Casa, necesita profundizar mucho para llegar al nivel de autoconocimiento y autodefinición, ya que le hace falta establecer su propia identidad individual como diferente del medio familiar, sin negar que forma también parte de la familia. El peligro reside, por una parte, en derivar en medida excesiva la identidad del linaje, y convertirle en una mera réplica de lo que éste representa. Por otra parte, sin embargo, está el peligro de que rechace en su totalidad estos elementos, como medio de liberarse de sus imposiciones. La tarea que hay que cumplir consiste en combinar de alguna manera ambos factores: reconocer su herencia y sus vínculos con la familia de origen, sin por eso dejar de cultivar una identidad con derecho propio. Entonces, una profunda necesidad de expresar lo que hay de propio y peculiar en su identidad constituirá el cimiento sobre el cual podrá edificar gran parte de su vida.

**

CASA III

La influencia de Escorpión en este sector sugiere ideas y actitudes muy fijas hacia asuntos de la mente y de aprendizaje. El signo pone mucha fuerza a la comunicación y el uso de las palabras. Existe una habilidad de transformar con la palabra escrita o hablada. En la búsqueda del conocimiento es intenso y persistente y la información que consigue es bien retenida. Tiene una mente inteligente que desarrolla opiniones fijas y puede ser agudamente crítico de aquellos difieren de usted. Debido a esta naturaleza crítica puede haber fricción entre los miembros de la familia así como con los amigos y conocidos. Hay una tendencia a exigir sumisión sin cuestionar lo que dice.

**

LUNA EN ESCORPIO EN CASA III. En este caso la LUNA, se situa en un signo de AGUA, FIJO.

Escorpión, un signo de agua regido por los planetas Marte y Plutón, aunque un signo fijo, dispone de una sorprendente abundancia de energía que puede manifestarse súbitamente. Como signo de agua, se comunica con su entorno principalmente por medio de sus sentimientos. El elemento agua representa el mundo de las emociones insondables, desde pasiones compulsivas y temores irracionales hasta sentimientos de compasión y amor universales. Destaca por su intuición y sabe que tiene que protegerse de influencias ajenas para poder tener acceso a las dimensiones más profundas de su ser. Con la Luna en Escorpión, reaccionas con intensidad y lo que podríamos llamar «pasión controlada». Tus sentimientos son profundos, pero las guardas como si de un tesoro secreto de incalculable valor se tratara. No eres nada demostrativo en lo que se refiere a revelar lo que sientes, principalmente porque temes hacerte vulnerable y perder el control, lo cual puede conducir a estados de represión emocional y una falta de capacidad de dar de ti mismo. Debes volverte consciente de este problema, porque la Luna se nutre cuando da o recibe intensa energía emocional, pero en Escorpio manifiesta la tendencia a reprimir esa necesidad. Sin embargo, sientes la irresistible necesidad de averiguar lo que sienten y piensan los demás, y tu capacidad de penetrar profundamente en su psique te permite comprender sus motivaciones más guardadas, aunque no siempre puedes estar seguro de no equivocarte, ya que tiendes a dejar correr tu imaginación y ver todo tipo de motivos inexistentes.

**

LUNA CONJUNCION CON SATURNO
La conjunción de la Luna y Saturno sugiere que es emocionalmente defensivo, precavido y reservado. Es capaz de cuestionar su propia valía y preocupación de si realmente hace la diferencia. Es difícil para esta persona formar lazos emocionales cercanos debido a sus actitudes negativas y restringidas. Los efectos de este aspecto pueden provenir de una rigurosa disciplina y otras experiencias traumáticas en los años formativos. Por cualquier razón, tiene una tendencia de siempre esperar lo peor.

**

LUNA CUADRATURA CON URANO
La cuadratura formada entre la Luna y Urano promete una imaginación ingeniosa. También produce perversidad emocional y cambios inexplicables y repentinos de humor. Se aburre fácilmente saltando de una actividad a otra cosa más excitante. Molestias frecuentes y cambios de las circunstancias pueden ser el orden de su vida. Su temperamento desesperado puede volar cuando quiera inclusive hacia aquellos cercanos a usted. Este aspecto muestra mucha tensión emocional. Al tiempo en que madura este aspecto puede marcarlo como un pensador avanzado. El tacto es algo que tiene que aprender para ajustarse más cómodamente en la sociedad. Su honestidad sin compromisos y criticas dolorosamente verdaderas puede en ocasiones hacer la vida difícil.

**

LUNA CUADRATRA CON VENUS

La cuadratura formada entre la Luna y Venus muestra que le preocupa formar lazos emocionales cercanos por la responsabilidad que conllevan. Algo en su experiencia le hace difícil admitir sus sentimientos. Este aspecto no le hace rechazar compañía, pero en su lugar forma conexiones que no son deseables o por alguna razón no funcionan. Puede ser preferible para esta persona ser independiente por algún tiempo hasta que haya aprendido a comprender a la gente y tener un exacto sentido de sus motivaciones. Un alto grado de emoción y sentimentalismo debe ser comprendido y sobreponerse antes de comprometerse.

**

SATURNO CUADRATURA CON URANO

Saturno en cuadratura con Urano. ¡Hablemos de las dicotomías! Saturno impone disciplina, mientras que Urano grita libertad. La persona se halla constantemente enfrentada a situaciones que requieren reflexión y consideración pero en las que la influencia uraniana se irrita ante las restricciones. Su inventiva y originalidad precisan de las limitaciones y de la disciplina para florecer. Encuentre el equilibrio, controle su temperamento

**

disgustos con los hermanos, peligros al viajar.También llena la mente de pensamientos melancólicos, de preocupaciones y de desalientos en general.

LUNA CUADRATURA LILITH

Lilith cuadratra con la Luna indicaría un conflicto emocional que dará lugar a la búsqueda interior.Sintiendo que la felicidad, haya pasado a un segundo plano, que durante el crecimiento,se ha contado con poco apoyo emocional que era de esperar, de quien debía haber protegido.Más adelante podría llegar a sentir desconfianza ante la vida

**
ASCENDENTE
La personalidad, o sea, nuestra forma de mostrarnos a los demás. Mientras el Sol y la Luna tienen más que ver con lo que "realmente somos interiormente", el Ascendente (comienzo de la primera casa) y los planetas en la primera casa nos dan información sobre cómo quisieramos que los demás nos vean.
El Ascendente es nuestra "máscara" ("persona") que llevamos para que los otros nos vean de una manera específica. Por eso, el Ascendente y un planeta (o los planetas) en la primera casa van a influir nuestra forma de comportarnos, sobre todo con los demás. La apariencia física, como "autoproyección exterior del yo".
**


ASCENDENTE EN VIRGO

El ascendente se situa en Virgo, signo de TIERRA y MUTABLE.

Son extremadamente cuidadosos en su alimentación, hacen de la higiene una manía y frecuentemente, piensan que tienen todas las enfermedades posibles, ya que Virgo tiene afinidad con la casa sexta, la que habla de la salud y la enfermedad.

La persona con ascendente Virgo mas que afronta la vida, tiende a evaluarla, a analizarla un poco desde la distancia para después poder moverse en ella. Desde luego el ascendente Virgo no da caracteres muy intrépidos, sino que, quizás junto con el ascendente Capricornio y el Escorpio, genera posturas vitales muy analíticas y controladoras; hay una tendencia a rastrear el exterior antes de adentrarse en el, a estudiarlo, a conocerlo, a aprender como funciona, y bajo qué reglas se mueve.

**

Metódico, exigente, reservado y digno. Es un fanático del orden, de la limpieza y la higiene. De mente profunda, razonadora y de gran capacidad analítica. Muy trabajador y exigente con las personas que trabajan bajo sus órdenes.

**

VENUS EN ACUARIO se situa en un signo de aire y fijo. Lo fijo indica la posibilidad de mayor profundizacion y significa tambien constancia (tanto en lo bueno como en lo malo).

Al ubicarse en un signo de aire, los conceptos y la comunicacion,seran base de cualquier relacion amorosa.

VENUS EN ACUARIO indica una combinación de las cualidades de Urano, o sea independencia, impaciencia al verse contenido, desconsideración por los convencionalismos, deseo de originalidad, una sinceridad incondicional e intuición, con las de Venus y como resultado encontramos que las personas con estas posiciones rehúsan verse refrenadas por las reglas restrictivas usuales de la sociedad en sus cuestiones de amor y siguen las indicaciones de su corazón sin importarles lo que otros puedan decir o pensar.

**

NEPTUNO

Reseña de Astrodienst:
Este planeta otorga lo suprasensorial, abre las puertas a la experiencia mística y a lo trascendental. En este nivel es difícil discernir dónde la percepción se confunde con la decepción, la ilusión y las falsas apariencias, y por lo tanto Neptuno está asociado con todas estas, con las drogas y todo tipo de pseudo realidades. Signo equivalente: Piscis.

**

En analogías generales: El caos y su dominio por medio de transformación, sublimación y espiritualización de los instintos y sentimientos primitivos que actúan en el inconsciente, ya sea en forma de obra de arte o de desmaterialización del objeto anhelado por el instinto, y de ahí transposición de la realidad al reflejo espiritualizado, a lo ideal, lo romántico, lo platónico, lo irreal y lo irracional (milagro, hechizo, enigma, secreto); toda clase de huida de la realidad: estupefacientes, narcóticos, visiones, alucinaciones, ilusiones, devaneo, utopía, engaño, sueño, ensueño, "nirvana".' Todos los acontecimientos incomprensibles e intangibles, descabellados y desconcertantes (conjuración, intriga, desaparición, escándalo, destierro). Los rendimientos de la vida psíquica humana sentidos y juzgados como irreales, los distintos talentos ocultos. El plano astral con sus misterios. Lo falso; los crímenes basados en artimaña, engaño y alevosía excepcionales; el asesinato por veneno. Todo lo material sin forma fija ni tangible (mar, niebla, perfume, etc.); aguas subterráneas, canalizaciones; muy en general, los líquidos, sobre todo los espirituosos y sus lugares de fabricación; en particular, alcohol, éter, narcóticos, opiados, alcaloides y demás venenos y drogas en el sentido general de la palabra. Sucedáneos. Lugares aislados, desiertos, lúgubres; hospitales, sobre todo manicomios.

NEPTUNO EN ACUARIO

De la naturaleza de Neptuno Pues podríamos decir que:- Manifestaciones inconscientes y fantasías- Experiencias idealistas o misteriosas- Acontecimientos ocultos y reservados- Situaciones oscuras y extrañas- Alteraciones de la realidad- Trastornos de la conciencia- Mentiras, engaños, infidelidades- Grupos o sociedades idealistas- Inspiración- Sensibilidad- Confusión- Drogas- Ideologías- Música- Química

**

MARTE EN CAPRICORNIO, cuando está bien aspectado, añade mucha fortaleza al carácter porque da una disposición ambiciosa y entusiasta unida a un coraje indomable y a una energía inagotable junto con la paciente persistencia y perseverancia que es necesaria para dominar todos los obstáculos y finalmente llegar a la meta deseada. Por lo tanto, las personas con Martes en esta posición están predestinadas a sobresalir en la vida.

Da también una predisposición a sufrir accidentes que afecten las piernas y su acción refleja sobre la parte del cuerpo que está regida por el signo opuesto, es decir, el estómago, dando una tendencia a sufrir afecciones gástricas.

**

MARTE EN CAPORICORNIO, EN CASA IV

Se localiza en el signo de su exaltacion. El planeta de la energia dinamica y de la capacidad de lucha, se haya aumentada su fuerza en un signo terrestre y cardinal. La pronta determinacion, el riesgo,l el valor,la decision rapida,las competitividad, son elementos necesarios para abrirse camino entre intereses creados y los materialismos. Concibiendo metas a mediano y largo plazo, con la energia suficiente y sentido de mando. Todo esto se desarrolla en la casa IV, una energia de iniciativa en lo material,tanto por las cualidades del planeta como por lo cardinal del signo.

**

PLUTON

Transformación. Es decir, la eliminación de lo no necesario para posibilitar un cambio fundamental (pasar de una forma a otra); la fuerza motivadora que busca y produce este cambio. De todos los planetas, Plutón es quizá el más difícil de entender, lo que no debe sorprender, ya que el paso desde un planeta cercano a la tierra a otro más lejano siempre insinua una elevación de nivel; Plutón (junto con Neptuno) es el más lejano del centro del sistema solar. En un nivel humano, Plutón suele representar lo "esencial" de nuestra vida: o sea, ¿en qué tenemos que concentrarnos si queremos efectuar un verdadero "salto" desde un nivel a otro en la vida?
Plutón funciona a veces como la "mano del destino", ya que no sólo nos exige, sino que nos obliga a separarnos de los elementos de nuestra vida que ya no nos sirven, y también a dar los pasos necesarios para seguir en el camino de nuestro destino. Interpretando el concepto "destino" como "los deseos interiores que hemos formado nosotros mismos, hasta tal punto que ahora están formándonos exteriormente a nosotros por su parte", podemos interpretar a Plutón como los contenidos subconscientes que surgen a la superficie de la conciencia cuando sea
preciso para asegurar que realizemos lo que interiormente estamos buscando.
O en plan simple: si no estamos viviendo como debemos hacerlo (es decir, como sabemos interiormente que tendríamos que vivir), Plutón nos presenta la necesidad de efectuar estos cambios - queramos o no queramos. El caso más extremo de esto es la muerte (otro significado de Plutón), que puede tener varios significados para varias personas (perotodos sus significados tienen que ver con Plutón):
La muerte como simple cambio desde un estado a otro, como parte natural y sana de la vida.
O bien: la muerte como último recurso posible para una persona que se ha negado a aceptar las "transformaciones naturales" de la vida. Si alguien, durante mucho tiempo, se niega a realizarse (Sol) tal y como sabe instintivamente que debiera hacerlo, puede ser que muera simplemente porque esta vida ya no tiene ningún sentido más para él. En este respeto, vemos que Plutón (el planeta que normalmente está más lejano del centro del sistema solar) es la "terminación" de este centro (Sol). El Sol, la vida; Plutón, la muerte.
Pero también hay que tener en cuenta que Plutón - por extensión de su significado básico - representa "transformaciones", "cambios profundos", "muertes" en todos los campos de la vida. Quizá es por eso que se habla de una relación entre Plutón y el sexo. Los franceses llaman al orgasmo "la pequeña muerte", y es obviamente un cambio bastante intenso desde un estado psíquico a otro. La tradición también relaciona Plutón con la magia - la capacidad de "transformar" la realidad desde un estado a otro, o el cambio radical que no sigue el camino normal de "Neptuno > Urano > Saturno", sino que intenta efectuar los cambios deseados por camino "supranatural" (Neptuno > Plutón > comienzo de lo nuevo sin pasar por las etapas intermedias que normalmente sean necesarias).
En la carta astral, y en un nivel más "terrenal", podemos interpretar a Plutón como un punto de gran intensidad psíquica, que dará al individuo un cierto poder mental: un poder que puede utilizar para concentrarse en lo "esencial" de su vida - o en casos negativos, el poder de destruir sin sentido, y sin visión de un posible "renacimiento" positivo.

**

PLUTON EN ARIES

por Sergio Rivillo
PLUTÓN EN ARIES: Acusado magnetismo que muestra en la superficie sólo una parte de lo que es en realidad. Fuerza y coraje para romper y transformar las ideas y manifestaciones caducas. Vida marcada por transformaciones y vicisitudes que convierten la misma en un continuo final y comienzo. Temeridad, audacia y coraje para asumir riesgos existenciales y regenerarse por medio de ellos. Los impulsos mentales pueden marcar hitos dentro de su generación.Aquí Plutón se halla en su signo de EXALTACIÓN, por lo que tiene una gran capacidad para triunfar o conseguir lo que se propone, pero debe evitar la soberbia y la impaciencia, que le puede llevar a alcanzar sus logros por métodos poco ortodoxos.

**

CASA VIII

La 8ª Casa, En el Zodíaco, esta es la casa del trauma. Su característica primordial es la experiencia de situaciones con las que tratamos con solamente llamar a nuestras profundas reservas de fortaleza para producir crecimiento. Está asociada con algo de nuestras funciones físicas más fundamentales y las más espirituales y puede ser llamada verdaderamente la “casa de las necesidades”. Está mejor simbolizada por una puerta que nos saca del mundo familiar a un nuevo paisaje.Aquí tratamos con cosas de las que no podemos escapar: nacimiento, muerte, deudas, impuestos, cirugia Los problemas en esta área pueden provocar violencia y perversión, mientras que aspectos benéficos pueden producir una curación o una herencia. En todos los casos, dichos eventos tienen ramificaciones los cuales cambian a la persona, alterando el progreso por la vida. Se vuelven puntos de vuelta en el camino.

**

Reseña de Astrodienst:
Plutón describe cómo manejamos el poder, personal y no personal, ya sea sufriendo el poder de los demás o ejerciéndolo nosotros mismos. Describe cómo vamos al encuentro de lo demoníaco y lo mágico, nuestro poder de regeneración y nuestra capacidad de cambio radical y de renacimiento: los ciclos de muerte y transformación. Signo equivalente: Escorpio.

**


***


Plutón en la Casa VIII

texto completo aqui

http://www.infiniticonsultores.com/acrux/0060_02.html
Aquellos que tienen a Plutón en la Casa 8 han deseado transformar sus limitaciones individuales, entrando en relación con algo o alguien que representa para ellos lo que necesitan o desean, a fin de superarse a sí mismos. De esta manera, ellos han experimentado el poder o bien la carencia del mismo y la impotencia, como resultados. La experiencia del poder se ha dado a partir de lo que ellos son, conocen y han experimentado, mientras que la impotencia la captan a través de lo que ellos no son ni han llegado a conocer.
El impulso evolutivo previo de estos nativos, señalado por Plutón en la Casa 8, les ha exigido ser conscientes de sus limitaciones al mismo tiempo que han trabajado para transmutarlas con miras a un nivel más alto de crecimiento personal.
Como ejemplo de contenidos simbólicos típicos a los que se verán atraídos los nativos con Plutón en la Casa 8, podríamos citar todo lo relacionado con la muerte, el sexo, rituales de todo tipo (magia, yoga, meditación, etc.) así como las experiencias normalmente consideradas como "tabúes", el dinero, el status, las relaciones, los sistemas de conocimiento, mantras, mandalas, conceptos acerca de Dios o del Demonio, etc. Al realizar la fusión entre el símbolo y el propio ser, se verá favorecido el proceso alquímico que permitirá transmutar una limitación dada.

**

PLUTON EN ESTA CARTA, ESTA EN CASA VIII, cuadratura con Marte en casa IV(EL FIN) indica muerte violenta, como sucedio en realidad.


**

KIRON EN CASA X

QUIRÓN O EN CASA X Con Quirón en esta casa el nativo tiene problemas para encontrar su puesto en la sociedad y tener claro su vocación y objetivos. Esta vocación se puede encontrar tarde, después de dedicarse a diferentes trabajos que no le satisfagan.El individuo tiene sentimientos de fracaso porque le cuesta encontrar el éxito o el prestigio o porque aunque lo consiga no se lo cree.Generalmente este individuo se ha podido sentir abrumado porque sus padres esperaban demasiado de él y fracase para decepcionarlos y así liberarse; o por el contrario se puede esforzar tremendamente para conseguir el éxito material y el prestigio.En cualquier caso existirán sentimientos contradictorios entre el miedo al éxito y la atracción por conseguirlo. Esto proviene de la relación que ha tenido de niño con uno de sus padres, al que habrá visto como débil, ausente o demasiado autoritario. De mayor rechazará los valores paternos.En muchos casos con Quirón en esta casa el nativo posee una gran autoridad y poder innatos que hace que sean admirados y respetados, así como una gran creatividad que puede reformar la sociedad con sus inventos e ideas peculiares.

Tuvo problemas con su suegra, que no le permitio criar a sus hijos, solo la mas pequena fue criada por ella.

**

QUIRON

KIRON
http://www.astro-campus.com/articulos/AHIMSA/quiron.htm
Describe las pautas que han quedado sin resolver, actitudes que de forma continuada producen dolor, con cierto riesgo que la persona se obsesione por ideas, creencias o propósitos que oculten su dolor interno, intentando convencer a los demás de esas verdades para poder así convencerse a si misma. Quirón nos exigirá reconocer que estamos heridos como paso previo a la curación, subrayándonos la sabiduría inherente en nuestra propia psiqué.Quirón en la carta muestra dónde es probable que realicemos con particular intensidad la búsqueda de nuestro chamán interno, de nuestra fuente interior de sabiduría, de fuerza y de energía, como medios de revelación personal y desintegración progresiva de estructuras arcaicas que limitan el crecimiento.También puede señalar un ámbito de experiencia donde tengamos una dificultad especial, un bloqueo o una herida: un sector de nuestra vida que no funciona bien. El dolor y la frustración experimentada puede obligarnos a profundizar en nosotros mismos en búsqueda de nuestra sanación; dicho camino puede venir descrito por el signo natal de Quirón. Los planetas en aspecto nos indicarán las facilidades o dificultades, los pros y los contras, aumentando las posibilidades de triunfo al interpretar correctamente las energías (dotes, potencialidades, bloqueos..) que reinan en el tablero de este peculiar juego.

**

QUIRÓN EN GÉMINIS El nativo puede pensar que su mente está herida y que sus ideas no tienen ningún valor, por lo que se suele apoyar en las ideas de los demás. Es posible que de pequeño haya sido criticado por sus ideas o que haya oído que su hermano era mas listo y hábil. Para superar este problema intentará leer y profundizar en todo de una manera obsesiva.Cuando consigue una madurez y seguridad personal, puede convertirse en un individuo innovador, creativo e intuitivo que se atreverá a investigar y a escribir sobre temas totalmente nuevos o dándolos un nuevo enfoque.

**

NODOS

Así, el Nodo Lunar Sur expresa efectivamente una tendencia kármica dado que es la síntesis de la experiencia reciente, no necesariamente considerada en sentido negativo, sino como lo que es, una serie de acciones a las que siguen las correspondientes reacciones, como en todo el universo. Hay por tanto en el Nodo Sur un vasto aprendizaje realizado en vidas pasadas, sobre el que tenemos ya un dominio más o menos acabado en el nivel de evolución en el que ahora nos encontramos, y que por tanto, no es necesario seguir reiterando, aunque nada lo impide. Y es aquí donde se evidencia con total claridad la dirección inversa de los Nodos Lunares respecto de los asuntos de la personalidad: Mientras más facilidad encuentro en cierto ámbito, mientras más sobresalgo en cierta área de la vida o la actividad, cuanto más talento innato parezco poseer - especialmente en la adultez joven - para desarrollar ciertas tareas, probablemente mayor será el magnetismo profundo que me lleve, al paso de los años, a no poder centrar mi vida en aquello.

**

EJE NODAL ARIES -LIBRA


Con el Nodo Norte en Aires deberás desarrollar tu propia fuerza de voluntad, deberás llevar a cabo tus desiciones sin pensar en lo que dirán los demás, este nodo te enseña a luchar por tus propios intereses y a enfrentarte con los demás cuando sea necesario para lograr tus objetivos. Probablemente sientas un fuerte deseo de independencia. Esta posicion da capacidad de liderazgo(tambien el Sol en capricornio

Nodo norte en Casa VIII El progreso se consigue rompiendo viejas cadenas, ataduras y vínculos con lo material, superando las resistencias y el miedo a las pérdidas y las transformaciones.

***








continua

**





















fuente

OPERA

ACRUX BOLETIN DE CIENCIAS ANCESTRALES


ASTROCAMPUS

1 comentario:

Magamerlin dijo...

Que te puedo decir es una de mis personajes favoritos, así que maravillosa (un poco maniática).
Besos, hasta pronto.